El aceite de jengibre se está convirtiendo en una alternativa más común y popular para reemplazar pastillas cuando experimentamos algún dolor. Este aceite, tiene características que lo muestran como una opción beneficiosa de diversas maneras, particularmente en el campo de la salud. A continuación te explicamos cómo el aceite de jengibre hecho en casa puede reemplazar las pastillas para el dolor y ser útil de diversas maneras.

Usos del aceite de jengibre

Entre los usos variados y ventajosos que se le atribuyen al jengibre, podemos mencionar los siguientes: puede aliviar dolores y molestias, beneficia la circulación sanguínea y pueden tratar problemas digestivos, entre tantos usos más.

Cómo usarlo

Las recomendaciones del aceite dependerán del propósito que se quiera lograr. Algunas sugerencias:

  • Para mejorar los niveles de energía y revitalizar la mente y el cuerpo, es necesario usar 2-3 gotas.
  • Para aliviar la artritis, dolores de espalda, musculares y el sistema circulatorio, se mezclan 2-3 gotas y se aplica con masajes suaves.
  • Para calmar los gases y la diarrea, se utiliza una gota aplicada en el abdomen mediante masajes.
  • Para calmar dolores de garganta, sinusitis, es necesario inhalar una a dos gotas usando undifusor.

Beneficios del aceite de jengibre

Gracias a una diversidad de propiedades contenidas en el aceite, podemos tratar diversas afecciones. Entre las más conocidas, podemos mencionar que este potente aceite es: antinflamatorio, digestivo, antiséptico, analgésico, expectorante. Te indicamos algunas maneras de aliviar los dolores:

Aceite de jengibre para el estómago y el intestino

Debido a las propiedades que tiene, podemos utilizarlo para tratar la dispepsia, espasmos, flatulencia e indigestión. Es ventajosa también para quienes desean conseguir un aumento de peso, porque ayuda a despertar el apetito.

Aceite de jengibre para aliviar el dolor

Para aliviar diversos dolores, el aceite de jengibre puede minimizar las prostaglandinas, que intervienen en los procesos inflamatorios y los relacionados con el dolor.

Cómo se prepara el aceite de jengibre

Ingredientes que necesitarás:

  1. Jengibre fresco
  2. 1 ½ tazas de aceite de oliva
  3. Tazón para el horno
  4. Rallador de queso

Instrucciones de preparación

Se debe enjuagar una taza de jengibre fresco, incluida la piel, y se deja secar durante un par de horas. Se vierta el aceite de oliva en un recipiente para horno. Se pica el jengibre y se utiliza un rallador de queso limpio para triturarlo. Luego, se agrega al aceite de oliva y hay que asegurarse de mezclarlo bien. Poner la mezcla en el horno y dejar que hierva a fuego bajo (150 grados Fahrenheit) durante 2 horas.

Deberás verter la mezcla a través de un paño de queso crudo para poder filtrar y eliminar los pedacitos de jengibre existentes. A continuación, exprime el aceite que resta de la tela de queso y transfiere el aceite de jengibre a las botellas. Asegúrate de que se mantenga en un lugar que sea fresco y seco. Así, podrás garantizar aceite hasta por 6 meses.

Con estos simples pasos podrás utilizar el aceite de jengibre preparado en casa para poder reemplazar pastillas para el dolor y también evitar los efectos secundarios de los medicamentos.