Recuperación de la masonería y los ardores guerracivilistas. De esta guisa ha vestido el Alcalde catalanista de la ciudad de Valencia, Joan Ribó, del partido “Compromis”, a las calles de la capital valenciana el pasado domingo 12 de enero. El motivo ha sido la celebración un año más, y ya van cuatro desde que se inició, de la cabalgata “laica” de las “reinas magas republicanas” llamadas “libertad, igualdad y fraternidad”.

Se trata de una cabalgata grotesca que homenajea la celebrada en enero de 1937, en plena guerra civil. Valencia era entonces sede del gobierno republicano, que había abandonado Madrid en noviembre de 1936. El presidente socialista Largo Caballero prohibió la cabalgata de Reyes Magos por ser una festividad religiosa, y fue sustituida en enero del 37 por una “semana de la infancia” que nada tenía que ver precisamente con los niños... En la cabalgata se portaba la efigie del genocida Stalin sobre una inmensa carroza, además de pancartas con loas a la URSS llevadas por niños, banderas comunistas y se produjo la aparición de policías y militares del bando republicano con sus armas al brazo y entonando “La Internacional”. Hay una treintena de fotografías en los archivos del Ministerio de Cultura que dan cuenta del arsenal bélico, simbólico y propagandístico comunista que caracterizó un acto que fue un desfile militar de reforzamiento del Frente Popular y del comunismo.
rein
La consagración del actual Alcalde de Valencia Joan Ribó a los ideales matonistas y déspotas de la izquierda comunista y masónica está subvencionando a agrupaciones como “El Micalet”, entidad organizadora de la cabalgata de las “reinas magas”, que con más de 25 mil euros dados por el Consistorio presidido por Juan Ribó, impulsa este evento de raíz frentepopulista.

El evento de las “reinas magas” expone ante los niños a tres mujeres de aspecto repugnante y circense que se hacen llamar “libertad igualdad y fraternidad” respectivamente. Esa denominación no es baladí ni responde a una filantropía afanosa: es el tridente masónico de las Logias illuminati francesas de la Revolución de 1789 que promovieron el exterminio católico en Francia y el laicismo totalitario del culto a la “Diosa Razón” bajo la égida de la guillotina con la culminación de Robespierre y su régimen del Terror. La asociación “El Micalet”, organizadora del evento, tiene conexiones con otras organizaciones de ideología catalanista y masónica como ERC.

A golpe de subvenciones millonarias, a fuerza de invadir espacios públicos y a fuerza de protagonizar un bestial entrismo en la vida cultural y social a través de entidades falsamente representativas como “asociaciones vecinales” o “centros sociales de convivencia”, la izquierda utiliza la calle para seguir normalizando los pasajes más negros y sanguinarios de nuestra historia y usar como arcilla a la sociedad para adiestrarla y someterla.

Un olor triste a naftalina y terror inunda las calles de Valencia.

collagecartelesorriolsnazis
Y una persecución drástica a las organizaciones de pensamiento disidente y españolista. La Asociación Cultural Valentia Forum, antiseparatista y dedicada a la defensa del patriotismo español en abierta oposición al mundialismo y a la globalización, se ve hostigada y amedrentada por “asociaciones de vecinos” y otros colectivos cercanos al partido ultraizquierdista “Compromis” que protagonizan amenazas verbales, coacciones y destrozos contra su local y sus actos de carácter reivindicativo y cultural.

Hace unos meses estallaba el escándalo de los cuatro millones de euros que han desaparecido de la Empresa Municipal del Transporte de Valencia. Se han esfumado a una misteriosa cuenta en Hong Kong. No ha habido una sola dimisión en el gobierno municipal socialcomunista de Joan Ribó. Ni una sola asunción de responsabilidades. Cuando la izquierda roba lo hace con la misma patente de corso con que los “Comités populares” del Frente Popular saqueaban los pueblos y confiscaban las cosechas de los labriegos; el robo a los ciudadanos, cuando es de izquierda, por cretino o violento que sea, está amparado por la superioridad del credo marxista. Ninguna polvareda mediática se ha levantado, y un silencio sepulcral al respecto se ha impuesto. ¿Cómo va a levantarla si todas las teles, salvo Intereconomía, fueron regaladas por Rajoy a la izquierda y algunas, como 13 TV son una ramificación de la derechita cobarde ?

El terror de la izquierda catalanista y el tribalismo de grupos que como Arran o CUP se enseñorean en manifestaciones a favor del golpismo catalán cada 9 de octubre paseando consignas proetarras y procatalanistas, se han convertido en una costumbre fomentada y subvencionada por los partidos de izquierda en las calles de Valencia.

Carmena hizo el Madrid “revival” de las Checas y los milicianos. Colau la Barcelona de los narcopisos, los manteros y la delincuencia navajera. Valencia no se queda atrás, y a estas alturas es la fosa séptica más hedionda de las ideologías ateas, materialistas, disolventes y apátridas.