El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo 3 de Madrid ha suspendido de forma provisional el informe del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial que concedía la licencia urbanística para llevar a cabo la exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos.

En un auto con fecha 25 de febrero al que ha tenido acceso Efe, el tribunal acepta paralizar cautelarmente la licencia de obras tras una demanda particular. El Consistorio madrileño tiene tres días para presentar alegaciones al texto judicial.

El motivo de la suspensión se debe a que el proyecto urbanístico elaborado por el Gobierno para levantar la lápida de Franco situada en el Valle de los Caídos no reúne las condiciones de seguridad mínimas exigibles.

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo ha atendido un recurso contra el Ayuntamiento de San Lorenzo del Escorial —lugar donde se halla el Valle de los Caídos— que pedía la suspensión cautelar de la exhumación.

Esta nueva barrera e impedimento se debe única y exclusivamente a criterios técnicos. Tal como señala la propia ley, el Ministerio de Justicia tenía que enviar un proyecto con los detalles de la exhumación al Ayuntamiento de San Lorenzo que tenía que recibir el visto bueno del propio municipio.

Cabe destacar que a pesar de que el citado ayuntamiento madrileño citado anteriormente dio el visto bueno al informe, que también hace de licencia, ahora la Justicia ha tomado la decisión de suspenderlo al no considerar «admisibles» las actuaciones remitidas en el plan redactado por el Ministerio.

 

«Peligroso por el riesgo evidente»

Según apunta el auto, el «riesgo es evidente» de las actuaciones para sacar a Franco de su tumba, ya que «se trata de remover unas losas de mármol, que a su vez tapan una losa de granito de, al parecer,2.000 kg de peso».

Además, añade que «no hace falta ser arquitecto, arquitecto técnico, ingeniero ni maestro de obras para percatarse de que ello es de por sí es algo complicado, difícil de manejar, y por tanto peligroso por el riesgo evidente, que no hace falta explicar, de caída, rotura o cualquier otro accidente que pueda ocurrir, y que a su vez pueda causar daños a las personas, sin duda un grupo no escaso de ellas, que tienen que realizar la citada maniobra».

Finalmente, matiza que «no se aprecia especial urgencia» en la exhumación de los restos de Franco «puesto que lleva enterrado en la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos desde el día 23 de noviembre de 1975, es decir, más de 44 años».