La petición de Pablo Iglesias al “Frente antifascista” contra la “extrema derecha” de salir a las calles a luchar contra los votantes del partido de Abascal fue eficaz y sus simpatizantes salieron a la calle a romper actos de VOX de forma radical. Se han vivido actos de violencia, barricadas, han quemado contenedores y consecuentemente vecinos de muchas de esas ciudades han conocido el caos y el miedo.
 
Santiago Abascal, presidente de VOX, dio el aviso de que el líder del partido morado iba a ser el responsable de la violencia llevada a cabo contra el partido: “Dijimos que señalábamos a Pablo Iglesias como instigador de este clima de odio y de las agresiones que se produjeran…y hoy lo reiteramos. ¿Hasta cuándo van a a seguir los comunistas podemitas rompiendo la convivencia?“.
 
Como publicába en primicia la fuente de este artículo, El Diario Alcázar, Iglesias podría ser juzgado según el artículo 510 del Código Penal. A raíz de eso se originó una petición de firmas para que Iglesias entre en prisión. Miles de españoles han firmado para sentenciar al líder comunista.