Hecha la ley, hecha la trampa y de eso sabe mucho el sistema español que tiene una serie de grietas importantes por las que se cuelan muchas injusticias. El sistema autonómico tiene muchas taras, pues se ha dado a las autonomías un poder desorbitado dejando huérfano al estado, como se puede constatar en este caso.

A nadie le cabe en la cabeza que un presidente autonómico en total y descarada rebeldía pueda mantener su cargo sin que el estado de derecho de un país democrático no pueda hacer nada.

Torra se debe estar riendo de la impunidad que goza, como aparece en la fotografía y como puede seguir jugando a ser un estado propio del que parecía un quiero y no puedo, pero lamentablemente cada vez puede más, pues no hay oposición por parte del gobierno.

PP, Ciudadanos y Vox están haciendo esfuerzos notables pero de momento ineficaces para que la inhabilitación de Torra se haga efectiva, ante un Sánchez que le pone alfombra roja para negociar considerándolo un interlocutor válido.

De esta manera el golpe de estado se perpetua y se enquista de una manera crónica y de manera relativamente pacífica, ahora que ha cesado el terrorismo callejero de los CDR.

Quim Torra podrá seguir siendo 'president' de la Generalitat según los letrados del Parlament de Cataluña. Lo avala incomprensiblemente un informe de los servicios jurídicos de la cámara considera que la Junta Electoral Central (JEC) "no es competente para cesar al diputado", y que solo el Parlament para ejecutar el cese. 

Además, según el informe, Torra podría seguir presidiendo la Generalitat aunque perdiera el acta de diputado. “Hay elementos suficientes, tanto a partir de una interpretación sistemática de las normas que regulan la institución de la Presidencia, como de naturaleza lógica y gramatical, para considerar que el eventual cese en el cargo de diputado por causa de incompatibilidad no afectaría a su continuidad en el cargo de presidente de la Generalitat".