Según David Jimenez ex director de El Mundo el actual rey le dijo: "Si una mayoría no me quiere, no tendré problema ninguno en marcharme y dedicarme a otra cosa".

Si esto fuese cierto es muy preocupante ese desapego a la monarquía, como si esta dependiese de lo que quiera la mayoría. Cierto es que es una institución que hace años parecía intocable hoy se empieza a cuestionar y está más en peligro que nunca teniendo en cuenta que gobiernan las izquierdas más radicales y republicanas.

Podemos socava desde la sombra los mismos cimientos de la monarquía apoyando de forma oficiosa, aunque efectiva a la plataforma que quiere celebrar en toda España un referéndum sobre monarquía o república.

Iglesias recomendó a sus seguidores acudir a los encuentros celebrados por la plataforma ‘Consulta Popular Estatal Monarquía o República’ que está organizando la votación del 9 de mayo. Según afirma OKdiario será al estilo de las dictaduras bolivarianas, votarán los menores y no habrá censo.

Todavía no se sabe con certeza si finalmente se podrá realizar esta consulta sobre la monarquía que alcance puede tener. La consulta se enmarca dentro de una táctica de deslegitimación del actual marco constitucional. Que los partidos más desleales o enemigos declarados de España sean quienes sustentan a Pedro Sánchez convierte el referéndum podemita en algo más que una ocurrencia populista.

Es una especie de experimento que va en serio pues la figura del jefe del Estado, encarnada en la Corona, es garantía de defensa de la unidad de España. Lo que desearía Pablo Iglesias es subvertir el actual modelo surgido de la Constitución de 1978 e instaurar un régimen en el que la izquierda radical, con el apoyo de los independentistas, ocupara el poder.