Franco es un quebradero de cabeza para el consistorio que dirige Carmena. En realidad, el recurso más contundente en los juzgados va de la mano de la Fundación Francisco Franco, porque lo que pide es la paralización completa del acuerdo plenario y que no se cambie ni una sola calle de Madrid. Los portavoces de la fundación prefieren no compartir la exposición de motivos y dejar "que actúe la Justicia", pero reconocen a este diario que "nunca debió aprobarse esa ley" y que es necesario frenar estas actuaciones "cuanto antes".

Fuentes consistoriales reconocen que el recurso de la fundación es como una "espada de Damocles" ya que, hasta que no se la quiten de encima, no podrán dar cumplimiento al mandato de la memoria histórica.

Fuentes del consistorio, por su parte, insisten —como ya hicieron el pasado verano al conocer los recursos relativos a Asensio Cabanillas y Millán Astray— en mantener la cautela y aseguran que no realizarán ni un solo cambio en el callejero madrileño hasta que la situación se resuelva. Reconocen que desconocen los tiempos de la Justicia y eso sí podría alterar el cumplimiento de las reformas en los plazos previstos

La aplicación de la memoria histórica en Madrid es uno de los grandes hitosdel Gobierno municipal de Ahora Madrid y una de las principales exigencias del PSOE-M, su socio de investidura, el nuevo Frente Popular, pero como en Abril de 1939, hoy Enero del 2018, vuelve a ganar Franco.