El cordón sanitario a Vox en comunidades como Vascongadas es francamente repugnante como el odio hacia todos los ideales que representa Vox. Hay que denunciar con contundencia estos hechos, dignos de la peor dictadura bananera. Es la España de Sánchez.

Rocío Monasterio, fue expulsada ayer del stand que el País Vasco tiene en la feria de turismo Fitur. El diputado de Vox Jaime de Berenguer narra a OKDIARIO cómo se han sucedido los hechos. «Visitando con Rocío Monasterio el stand del País Vasco una supuesta responsable nos ha querido desalojar porque estaba Pedro Sánchez y ese ‘era el stand de Euskadi’«, explica.

«Veníamos de los stands de Cantabria y Castilla-La Mancha sin tener ningún problema. Pero justo mientras nos estábamos interesando por un folleto sobre la sostenibilidad de la ciudad de Vitoria, de imprevisto, una mujer nos viene a echar sin identificarse previamente», comenta De Berenguer.

«Entre ligeros empujones, ni buenas tardes ni nada, viene esta mujer y nos dice con tono amenazante: ‘Os tenéis que ir’, ‘¿no vamos a tener problemas, verdad?‘, nos hemos quedado alucinados», comenta el parlamentario. El único argumento es que estaba el presidente del Gobierno, a lo que este diputado de Vox señala: «Si España fuera un país normal, el presidente saludaría a todos los diputados sin ningún problema y los responsables del stand de País Vasco estarían encantados porque tres diputados madrileños se interesan por la sostenibilidad de Vitoria».

Además, el de Vox afea que «esta mujer quería echarnos por la puerta de atrás del stand, como si fuéramos apestados«. «Nos hemos negado, si nos vamos es por la puerta principal», agrega De Berenguer.