Las claves de una detención, una prisión, una instrucción y una

apertura de juicio oral, ilegal, indecente y prevaricadora, cocinada

por las cloacas del Estado.

A Miguel Bernad se le detiene en base a una operación de las cloacas del estado.

1º.- Estas cloacas del estado se diseñan entre el ex comisario Villarejo, al que contrata ilegalmente el ex presidente del BBVA, Francisco González para investigar y perseguir a uno de sus enemigos, Ausbanc. De esa investigación aparece puntualmente el nombre de Miguel Bernad y Manos Limpias y es cuando se diseña el “iter” para implicar a Miguel Bernad.

Se elabora por el ex comisario Villarejo una denuncia anónima que es pactada con miembros corruptos de la UDEF, con el periodista Javier Chicote de ABC y con la Fiscalía de la Audiencia Nacional (Fiscal Daniel Campos). Se acuerda además presentar la denuncia en la Audiencia Nacional el día en que el Juez Pedraz se hiciera cargo de la misma, por estar de guardia.

Deviene toda esta trama de un ilícito penal: Contratar a un Comisario en activo y con influencias en la UDEF y en la Audiencia Nacional para que esa denuncia anónima prosperase y se admitiera.

El periodista Javier Chicote, en los meses anteriores iba publicando en el diario ABC, noticias de desprestigio (injurias y calumnias) contra Miguel Bernad y Manos Limpias para ir creando un clima de opinión desfavorable a Miguel Bernad y Manos Limpias.

2º.- La segunda fase, consistió en la detención de Miguel Bernad donde se avisó a los medios de comunicación para aplicarle la pena del telediario, criminalizándole y lapidándole.

3º.- La siguiente fase, fue la de su encarcelamiento en los calabozos del Cuerpo Nacional de Policía en Canillas, donde permanece en unas condiciones infrahumanas, hasta que pasadas las 72h. se le pone a disposición del Juez Pedraz.

Es en esta fase de encarcelamiento cuando recusa al Juez Pedraz, por manifiesta enemistad y además por haberle denunciado varias veces ante el Consejo General del Poder Judicial, y por su amistad íntima con el ex Juez Baltasar Garzón, inhabilitado por Manos Limpias.

4º.- La puesta a disposición del Juez recusado se produce pasadas las 72h. que establece la Ley. Y en una simple comparecencia de 10 minutos y sin preguntar el Juez, únicamente el Fiscal, decreta prisión preventiva. El auto de prisión estaba ya previamente redactado, para decretar la prisión.

5º.- Es en ese momento de decretar la prisión preventiva, cuando se vulneran derechos fundamentales (presunción de inocencia, seguridad jurídica, juez predeterminado, derecho a la propia imagen, y derechos reconocidos en la Declaración de Derechos Humanos).

No había ni la más mínima prueba de riesgo de fuga.

6º.- El siguiente paso, es la fase de INSTRUCCIÓN donde declaran varios testigos y ninguno acusa ni directamente ni indirectamente a Miguel Bernad.

7º.- En esta fase, donde jamás se le llamó a declarar a Miguel Bernad se produjo una evidente indefensión.

8º.- En esta fase que se aceptan acusaciones populares espurias, sin legitimidad alguna, en claro abuso del derecho y la complicidad del Fiscal y el Juez Instructor se acepta la personación de Partido Político Podemos y de Diego Torres que no son perjudicados ni tampoco existe un delito público que podría legitimarles.

9º.- En esa fase de instrucción se dictan resoluciones prevaricadores del Juez y Fiscal para mantener en prisión a Miguel Bernad manifestando la existencia del riesgo de fuga por tener intereses en Estados Unidos, Colombia, Venezuela.

10º.- En esa fase de instrucción se bloquean cuentas corrientes y valores de un condominio familiar en lugar de bloquear la parte correspondiente de Miguel Bernad.

11º.- En esa fase de instrucción se bloquean cuotas sindicales que son inembargables.

12º.- En esa fase de instrucción se insulta a los abogados de Manos Limpias y de Miguel Bernad, por el funcionario de máxima confianza del Juez, sin que este le reprenda.

13º.- En esa fase de instrucción se ofrecen fuera de plazo acciones a 22 entidades presuntamente perjudicadas y solo una, BBVA acusa y que con posterioridad se retira de la acusación.

14º.- En esa fase de instrucción se pide la disolución de Manos Limpias (primer caso de petición de una persona jurídica) y se acusa y se pide su disolución a una asociación denominada Manos Limpias que jamás ha tenido actividad alguna.

15º.- En esa fase de instrucción la UDEF interviene el teléfono ilícitamente de Miguel Bernad y prevarica al emitir informes alterando los hechos para que el Fiscal los de encaje penal “si o si”. Incluso el informe de la UDEF falsea la financiación del Sindicato.

16º.- En esa fase de instrucción, el Fiscal pide una condena de 24 años y 10 meses de prisión, como medida de presión o coacción para llegar a un pacto de conformidad y así justificar la prisión de Miguel Bernad.

17º.- En esa fase de instrucción se acusa de delito como si se hubiese consumado, nunca como intentos.

18º.- En esa fase de instrucción quedó acreditado que Miguel Bernad no compelió a nadie a hacer algo que no quisiera causándole un perjuicio y a él un beneficio.

19º.- En esa fase de instrucción Miguel Bernad quedó acreditado que ni siquiera fue beneficiario a título lucrativo.

20º.- Es en el escrito de defensa que se propone por los abogados de Miguel Bernad una serie de testimonios fundamentales para desmontar toda la trama y son negados por la instrucción del juicio oral.

Si se le acusa a Miguel Bernad de extorsionar a Ana Patricia Botín (Banco Santander); a la Infanta a través de La Caixa (Isidro Fainé), Braulio Medel (Unicaja), lo lógico y razonable y procesalmente correcto tenía que haber sido la Fiscalía que pidiera esos testimonios. Pues bien, aquí la carga de la prueba se pide de contrario y se niega.

COROLARIO FINAL

 

De todo ello, se deduce que se trata de un juicio con detención ilegal previa, con prisión preventiva prevaricadora, con una instrucción contaminada desde su origen por un ilícito penal, de escuchas ilegales por parte de la UDEF y con resoluciones prevaricadoras a lo largo de la misma. Con un escrito de acusación amenazante y coactivo y sin unas pruebas que incriminen a Miguel Bernad un rol como actor ni siquiera como cómplice, encubridor, y menos aún como beneficiario a título lucrativo.

Se le juzga por haber tenido la osadía de denunciar a un miembro de la Casa Real.

Su detención e ingreso en prisión fue la excusa para pedir la expulsión de Manos Limpias en el proceso contra la Infanta y por consiguiente no se hubiera juzgado a la hija del Rey.

Se ha denominado operación Nelson a la detención y prisión de Miguel Bernad, había que llamarla operación cloacas para salvar a la Infanta.

La reunión en fecha febrero de 2012 en el Palacio de la Zarzuela, entre el Rey emérito, el Presidente del Gobierno Mariano Rajoy, el Ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón y el Fiscal General del Estado Eduardo Torres-Dulce, cuyo objetivo era salvar a la Infanta y para ello era necesario criminalizar y condenar a Miguel Bernad se plasmó a través de las cloacas del estado.