La lucha contra la contaminación continúa en el Ayuntamiento de Madrid. Las restricciones de tráfico para conseguir bajar los niveles parece que no serán la única medida. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha destacado ante la posible prohibición de los coches diésel contaminantes, con el año 2020 como horizonte, lo "extraordinariamente peligrosos por las partículas que generan", no sólo dióxido de nitrógeno (NO2).

 

Carmena ha explicado que esta medida de futuro está relacionada con el nuevo protocolo para luchar contra la contaminación aprobado por la Junta de Gobierno el pasado jueves y que se presentará al Pleno este miércoles. "Todo está relacionado con el nuevo protocolo que estamos elaborando para evitar los niveles de contaminación que tiene Madrid", ha dicho.

 

El diario El Paí' avanzaba ya este lunes que el Ayuntamiento de Madrid prohibirá los coches diésel contaminantes en Madrid para 2020, además de restringir el acceso a todo el centro en 2017, llevar los parquímetros a barrios de fuera de la M-30 y ampliar la bicicleta pública con nuevos contratos al margen de BiciMad.

 

“Habrá que dar un tiempo y explicarlo, ahora hay medidas para los episodios de alta contaminación y restricciones de acceso al centro de la ciudad, pero llegará un momento en el que los coche no limpios no podrán circular y se tomarán medidas restrictivas en toda la almendra central”, explicó la concejal de Medio Ambiente y Movilidad de Madrid, Inés Sabanés, en una entrevista a El País. “El horizonte es 2020, intentaré convencer a todo el mundo de que los planes estratégicos tienen que ir más allá del límite de la legislatura”, añadía.