El líder naranja afirmaba que no es momento de mirar "al pasado" aunque reprochaba a Pedro Sánchez que no le hubiera llamado cuando a finales de septiembre ofreció su abstención para una investidura a cambio de tres condiciones, que incluían cambiar el Gobierno de Navarra, donde los socialistas se han aliado con los nacionalistas, incluido Bildu, y aplicar de nuevo el artículo 155 en Cataluña. El propio Rivera rechazó antes del verano otras dos reuniones con Sánchez, algo que reiteradamente le han reprochado los socialistas.