Abascal no tiene ningún problema ni complejo en reunirse con toda los políticos más conservadores de Europa en un prestigioso foro en la capital romana. Allí participarán políticos de diferentes países que defienden ideas más o menos afines a la formación verde, con matices por supuesto, pero con unos principios mínimos en común.

Estos actos son un motivo de esperanza y un renacer de los valores cristianos en una Europa que se resiste a ser fagocitada por las imposiciones del Nuevo Orden Mundial.

Santiago Abascal, acudirá a la Conferencia Nacional de Conservadurismo en Roma, a la que también tienen previsto acudir dirigentes como el húngaro Viktor Orbán; el líder de la Liga italiana, Matteo Salvini; o la francesa Marion Maréchal, sobrina de la líder de la ultraderecha francesa, Marine Le Pen.

Vox ha informado este lunes de que Abascal ha sido invitado a asistir a este encuentro internacional que se reúne estos lunes y martes en Roma y que ya se celebró el pasado julio en Washington.

En la página web del evento, los organizadores apuntan que Europa está «en una encrucijada» y explican que la cumbre debatirá sobre el papel que juegan las naciones en este escenario. «¿Es el nuevo conservadurismo nacional una amenaza o es, por el contrario, una virtud?», pregunta como eje del debate.
 

En este espacio Abascal compartirá debate con figuras de la derecha europea como el primer ministro húngaro; Salvini; el presidente del grupo ECR en el Parlamento Europeo, Ryszard Legutko; la líder de Fratelli d’Italia, Giorgia Meloni; Marion Maréchal; conservador británico Douglas Murray; el presidente del American Enterprise Institute, Christopher DeMuth; o el escritor Yoram Hazony.