Ante la bochornosa retirada de los símbolos del monumento a Onésimo Redondo en Labajos, Segovia, ECDM se ha puesto en contacto con Norberto Pico, Jefe Nacional de FALANGE ESPAÑOLA de las JONS que hace unas reflexiones sobre lo acontecido y nos indica las acciones que van a emprender.

¿Cuál sería su valoración de los hechos?

Entendemos que es una actuación que no se ajusta a derecho y un atentado contra el patrimonio cultural de Castilla y León. Lo que han retirado no son símbolos relacionados con la Guerra Civil o el franquismo, sino con los Reyes Católicos, ya que el yugo y las flechas estaban por separado y no unidos como en el emblema de Falange.

Entonces ni siquiera la inicua ley de Memoria Histórica lo justificaría...

No cabe por lo tanto invocar la Ley de Memoria Histórica para justificar la mutilación del monumento. Se trata de una muestra más del rencor y el sectarismo de este fenómeno de la Memoria Histórica cuyo único objetivo es generar división entre los españoles.

¿Con qué objetivo hacen estas acciones llenos de odio?

Con actuaciones como esta, haciendo desaparecer estos lugares de memoria, la izquierda trata de ocultar sus crímenes. Onésimo Redondo fue asesinado precisamente en ese lugar por un comando izquierdista. Eso es lo que tratan de ocultar.

¿Qué piensan hacer al respecto?

Los servicios jurídicos de FE de las JONS van a revisar las acciones llevadas a cabo por el Ayuntamiento de Labajos e interpondrán las consecuentes denuncias si, como entendemos, se han llevado a cabo arbitrariamente y sin sujeción a la Ley.

¿Qué opina de que esta gran ignominia se haya producido gobernando el PP?

Según hemos podido saber, el Alcalde justifica su actuación en las presiones de la izquierda, El PP volvería a demostrar, una vez más, su cobardía y su sometimiento a las directrices ideológicas de la izquierda.

La auténtica dictadura es la de la izquierda sectaria...

La izquierda trata de imponer de forma totalitaria sus dogmas y su visión sectaria de la historia. Comenzaron con las calles y los monumentos pero terminarán por ilegalizar a las asociaciones y partidos políticos que, a diferencia del Partido Popular, les plantan cara.