Irene Montero ha evitado tener que pasar el bochorno de ir a juicio siendo ministra, para ello ha tenido que pagar una cantidad importante, según informa OKDIARIO la cifra que estaba sobre la mesa eran 50.000 euros.

Todo ha quedado en un susto para la ministra de igualdad, pero ¿se imaginan el linchamiento mediático que hubiese sufrido un ministro del Partido Popular o de Vox? La izquierda tiene una facilidad asombrosa de salir airosa en los casos más difíciles. El caso de los ERES de Andalucía por ejemplo, ya parece olvidado.

La escolta de Podemos y mujer de confianza de Irene Montero acaba de retirar su demanda laboral tras alcanzar a un acuerdo amistoso con la formación de extrema izquierda. El acuerdo se habría conseguido ayer, justo después de la toma de posesión de ambos como ministros.

El objetivo a toda costa era evitar el juicio, pues no convenía empezar la legislatura con esa imagen y el objetivo lo han conseguido de forma discreta y sin levantar excesivo ruido.

La ministra de igualdad tenía que compadecer en los juzgados el próximo día 20 de enero por el caso del despido improcedente de su escolta. La vista que ahora ha quedado anulada – y ya ha sido retirada de la web de citaciones oficial- se fijó ante la imposibilidad de que las partes llegasen a un punto de encuentro en el acto de conciliación que se celebró el 20 de noviembre, ante el magistrado del Juzgado de refuerzo.