Sin duda ha sido uno de los momentos más destacados del inicio del G20. Donald Trump volvió a humillar a Pedro Sánchez al cortar de forma brusca el intento del presidente del Gobierno de mantener una conversación con el presidente de Estados Unidos tras saludarle.