Entrevistamos a Eduardo García Serrano que recientemente ha llegado a un acuerdo con el presidente de Grupo Intereconomía, Julio Ariza, para dejar la dirección de las mañanas de la cadena y de la tertulia ‘El gato de la mañana’. El periodista conducía el espacio de debate desde su estreno a finales de 2015. Actualmente García Serrano, sigue colaborando con Intereconomía, con alguna columna en SIERRA NORTE DIGITAL y en El Muro del Pueblo Español. García Serrano, nos atendio amablemente como en él es costumbre

Como periodista ¿Qué te supuso en la Transición llevar el apellido García Serrano?

Un talismán para detectar emboscados, un elemento refractario de demócratas sobrevenidos y, por supuesto, un honor siempre y en cualquier circunstancia.

Trabajaste como redactor Jefe del Diario El Alcazar ¿Qué recuerdas de aquella etapa, tanto en lo positivo como en lo negativo?

Siendo muy joven tuve la fortuna de trabajar, aprender y formarme con los mejores periodistas, técnica y literariamente hablando, y con los hombres más valientes que he conocido. Defendíamos la verdad y la memoria. Perdimos. Fuimos como Casandra, vaticinamos lo que iba a pasar explicando por qué iba a suceder. Nadie quiso escucharnos ni hacernos caso. Y sucedió. Todo lo que hoy nos está pasando está escrito en El Alcázar. Mataron al periódico los que propiciaron el desastre que hoy padecemos y algunos de ellos, en un repugnante ejercicio de cinismo, asumen hoy lo que nosotros decíamos sin tener el decoro de pedir perdón, entonar el mea culpa ni recordar que hubo quien advirtió del peligro.     

Luego más medios, hasta llegar a la Inter donde has desarrollado la mayor parte de tu vida profesional¿ Cómo llevas haberte desvinculado de esta casa después de muchos años?

Los griegos acuñaron una palabra que define perfectamente mi estado de ánimo: nostalgia, que etimológicamente significa  recordar con dolor.

¿Qué proyectos  tienes inmediatos?

Escribir donde me dejen sabiendo que hoy en España la calidad periodística cotiza a la baja, pues lo único que se reclama de un  profesional es su docilidad con el Sistema y que se convierta en un bardo de la corrección política .

¿Qué te parece la aparición de un medio como EL MURO DEL PUEBLO ESPAÑOL?

Es una necesidad imperiosa en una situación letal.

¿Ves peligrar la unidad de España?

No. Sencillamente porque la unidad de España ya no existe. La vi peligrar en 1978, por eso voté NO a la Constitución que la ha destruido. En 2018 la unidad de España es una flor retórica como la de que todos los españoles tenemos derecho a una vivienda y a un trabajo digno

¿Qué es peor el separatista o el pasota con la situación independentista?

Entre los dos hay una relación de causalidad. El pasota es siempre un éxito de la propaganda y adoctrinamiento separatista.

¿Qué le pides al 2018 en España?

Que sea como 1492

¿ Te arrepientes de haberle dicho aquellas cosas a Marina Geli?

Me arrepiento de haber aceptado, desde mi ignorancia jurídica, una línea de defensa timorata y tibia. Mi primer abogado me dejó tirado con un mensaje telefónico más propio del avaro de Moliere que de un penalista digno de la toga de Cicerón, y el segundo letrado... mejor me callo. Entre los dos me obligaron de por vida a arrepentirme de verbalizar una disculpa que aún hoy envenena mi conciencia.   

Alguna vez te has declarado públicamente como falangista ¿Es una opción en la actualidad?

La Patria, el Pan y la Justicia para todos los españoles pero, fundamentalmente, para aquellos que por carecer de Pan y de Justicia no pueden reconciliarse con la Patria, no es que sea una opción. Es la opción. La única decente. Ayer, hoy y dentro de doscientos años. Y eso es la Falange.

¿Te han tentado desde algún partido político en ir en sus listas electorales?¿Si ha sido así, por que fue negativa tu respuesta?

Sí. Me he negado siempre porque no creo en los partidos políticos ni en su necesidad social, ni en su capacidad vertebradora, ni en su función gestora.

 

Estando incómodos en el Mundo Moderno ¿En qué etapa de la historia te hubiera gustado vivir?

Me hubiera gustado llegar al Indo con Alejandro Magno, cruzar el Rubicón con Julio César, desembarcar en Méjico con Hernán Cortés y haber recorrido el Camino Español con los Tercios en el Siglo de Oro. Pero me ha tocado compartir espacio y tiempo con Rajoy, Zapatero, los borbones y su prole, Pablo iglesias y Puigdemont. Mishima se hizo el harakiri. Yo no soy japonés y además soy católico.