Así lo declara la propia Fundación en su web:

Por fin el Ministerio de Justicia ha resuelto que la FUNDACION NACIONAL FRANCISCO FRANCO sea considerada parte interesada en el expediente administrativo abierto para la exhumación del cadáver embalsamado de DON FRANCISCO FRANCO BAHAMONDE, Jefe del estado español desde 1939 hasta 1975.

 

Esta disposición se ha dictado como consecuencia de tres escritos presentados con anterioridad por esta Fundación en los que se solicitaba y reiteraba nuestra personación como parte interesada con interés legítimo e interés directo en el mencionado expediente, todo ello de acuerdo con nuestros Estatutos fundacionales.

 

 Igualmente, la FUNDACION NACIONAL FRANCISCO FRANCO planteó y solicitó la recusación de la instructora nombrada para instruir este expediente, Doña Cristina Latorre Sancho, Subsecretaria de Justicia, dada su parcialidad y evidente e indiscutible interés personal en dicha exhumación al haber realizado una visita sorpresiva a la Basílica del Valle de los Caídos acompañada de altos funcionarios de Patrimonio Nacional y del Subsecretario de Presidencia para ver cómo llevar a cabo esa exhumación, aún sin haberse resuelto todas las cuestiones jurídicas y formales que legalmente exigen la misma.

 

Pero es que, además, la FUNDACION NACIONAL FRANCISCO FRANCO se ha visto obligada a reiterar esta recusación de la Instructora, al haber tenido noticias de que la misma impulsó, entre otros, el cierre del Valle de los Caídos bajo la presidencia del anterior presidente de Gobierno José Luis Rodriguez Zapatero como consejera del Consejo de Administración de Patrimonio Nacional.

 

Bajo su pertenencia a este Consejo de Administración se cerró el Valle de los Caídos bajo la excusa de la realización de unas obras de conservación que nunca existieron ni se ejecutaron, impidiendo tanto las importantes visitas turísticas como la celebración del culto católico, que se siguió celebrando por parte de los monjes Benedictinos en el exterior de la Basílica con temperaturas de bajo cero.

 

Posteriormente el 19 de diciembre de 2010 ante la situación creada se decidió reabrir el Valle de los Caídos ante las pérdidas ocasionadas con esta improcedente decisión y, al contrario de lo esperado, por el aumento de la asistencia de fieles al culto religioso.

 

Todo lo expuesto, a juicio de esta Fundación, son pruebas contundentes que inhabilitan a la instructora para para liderar este expediente al quedar demostrado su interés propio y particular, como si fuera una “cuestión personal”, quedando ratificado que las razones de su designación como instructora han obedecido a la animadversión que ya era conocida por sus superiores y demostrada por Doña Cristina Latorre Sancho en los hechos y acciones que se han expuesto.