Enrique Garza es letrado del Colegio de Abogados de Madrid, doctor en Humanidades y Ciencias Sociales. Su tesis se tituló: «Petit Sullá ante la modernidad», postgrado en Humanidades y Ciencias Sociales por la Universidad Francisco de Vitoria. Amplia experiencia docente y en conferencias. Dr. Profesor en la Universidad Rey Juan Carlos, Trigrado en Telecomunicaciones, profesor en Normativa y deontología en el ámbito de las telecomunicaciones. Preside la Asociación Cultural Amanecer de España ACAE.

En esta entrevista nos habla de la polémica con Podemos al vetar la charla del P. Cantera, que iba a tener lugar en San Lorenzo de El Escorial y estaba organizada ACAE.

 

¿Por qué decidieron invitar a dar la conferencia al Padre Cantera?

Decidimos hacer una primera conferencia con el P. Santiago, dentro de un amplio ciclo de actividades, que en gran parte se presentaron al ayuntamiento; antes de que saliera la sentencia sobre el recurso de los Franco contra el proceso de exhumación. El Padre Santiago, es vecino de San Lorenzo de El Escorial, esta es su Casa de Cultura como la de cualquier otro vecino y resulta una persona absolutamente autorizada para hablar de lo que le ofrecimos: unas pinceladas de su tesis doctoral. No obstante, es doctor en Historia y autor de diecisiete libros (seis de ellos publicados fuera de España) y algunos tan relevantes como Hispania Spania, Los monjes y la cristianización de Europa o Una visión cristiana de Europa.

 

La actitud de Podemos vetando al sacerdote muestra el totalitarismo sectario de la formación...

La actitud de Podemos me parece impropia de un partido que se hace llamar democrático. Le voy a ser desgarradoramente sincero; me parece muy doloroso en una nación que ha superado una guerra civil, el régimen autoritario que resultó de la misma: no nos llevemos a engaño, si hubiera ganado la Segunda República esto no habría sido Suiza precisamente. Por fin, en 1978 se firma la Constitución Española y comienza el régimen democrático con sus errores y aciertos, desde luego mejorable en muchos aspectos. Que Podemos, un grupo de personas cuyo partido ha mantenido relaciones con Bildu y trabajado codo con codo con ellos, además de unos líderes que han asesorado la represión de Chaves y Maduro; vuelvan a desempolvar la ira contra quienes, con respeto y libertad, defendemos que cualquier persona pueda hablar de lo que quiera, siempre que no vaya a hacerlo en aras de la apología del terrorismo o actos contrarios al Estado de Derecho, es inadmisible. Ese discurso de odio me ha helado el corazón.

 

Y los intolerantes han volcado su odio en las redes...

He leído en las redes desde personas que pedían la muerte de Fray Santiago hasta verdaderas obscenidades. Esto hace quince años en España no pasaba. Desde luego, a nosotros, a ACAE, jamás nos van a encontrar en ese mundo de persecución.

 

Para mí, es especialmente doloroso que te pongan la estrella de judío o católico en el uniforme como me la han puesto a mí de nacional-catolicista, cosa que a aunque no lo soy, tampoco me importa. Lo que me duele en el alma es que a menos de un kilómetro de donde intentamos celebrar la conferencia; detuvieron a mi abuelo y mi tío por lo mismo que me achacan a mí, y, los fusilaron. Nunca aparecieron los cadáveres. Aquella tarde me vinieron los recuerdos de mi padre y el sufrimiento con el que cargó durante toda su vida; eso no le impidió querer y respetar a personas de cualquier ideología, con ese mensaje me quedo.

 

Si España ha superado tanto dolor, no sé a que viene ahora ese odio y sesgo antidemocrático a estas alturas. No hay nada más placentero que tomarte un café con alguien que no piensa como tú y aprender de él. En este momento el colectivo Rosseau, que está compuesto por personas próximas al PSOE, pero las que conozco son de enorme sentido común, tienen programadas una serie de conferencias, que sobre laicismo y democracia; y, me parece muy bien.

 

Ojalá tengan un éxito extraordinario; pero cuando se pretende que unos puedan hablar y otros no, vamos por muy mal camino. No obstante, como sabemos que la libertad la quieren reprimir y no queremos causar polémica, nuestras actividades las hemos centrado en lo que a nosotros se nos permite: que será no hablar de la cultura española después de Cánovas de Castillo. Lo demás solo le estará permitido al resto por lo que hemos podido comprobar.

 

Que diga Podemos que el P. Cantera es alguien peligroso es el mundo al revés...

¡El P. Santiago alguien peligroso! Eso es un cruel sarcasmo. Lo que está claro que es que hay instituciones que tienen que tener alguien a quien odiar para vivir; porque carecen de un discurso constructivo y propuestas para la sociedad. Parece que la vida pública no da para más. Cuánto más gritan mejor sueldo, no hay inteligencia para la defensa de la libertad ni propuestas para solucionar la quiebra del Estado. Tarde o temprano le dejaran tranquilo y buscaran a otro chivo expiatorio; siguiendo la teoría del Rene Griard «el chivo expiatorio aparece como el causante de todos los males de la comunidad», pero cuidado con eso, la paz adquirida no es atribuida a la capacidad de la comunidad, sino al mismo chivo expiatorio. Es aquí donde lo sagrado emerge con una naturalidad extraordinaria: «A la idea de que éste puede destruir la comunidad se añade, de ahora en adelante, la de que puede reconstruirla. Es la invención de lo sagrado, que la vieja etnología había comprendido que existe en todas las culturas”.

 

¿Es grave que en España no haya libertad de expresión y se veten ciertos actos siempre del mismo lado?

Lo que habría sido un gesto de elegancia, es que todos los partidos que defienden la libertad de expresión, de cátedra y religiosa; le hubieran dicho a Podemos en público “perdonar, pero os estáis equivocando”. Habría sido no solo elegante, sino lo propio de una democracia madura. Lamentablemente no fue así. No obstante, parece que quienes creemos en la independencia del poder judicial, de cátedra, de expresión, de comunicación y de conciencia; somos unos talibanes peligrosos para el sistema. Solo hay que ver como ninguno de los partidos que han gobernado España se han ocupado de establecer una Justicia sin control político, ni una difusión cultural independiente, ni una enseñanza libre. Tengo el firme convencimiento de que la cultura y libertad son valores unidos e inseparables.

 

¿Qué piensan hacer tras este veto?

Tras lo ocurrido pienso que ACAE tiene muy claro que debe seguir defendiendo la cultura desde los orígenes de la civilización hasta donde nos dejen; en defensa de la libertad. Sabemos que la libertad de expresión es un elemento crítico para la democracia, el desarrollo y el diálogo – sin ella ninguna de estas palabras podría funcionar o prosperar-. La libertad de expresión es un derecho universal que todo el mundo debe gozar. Todos tienen el derecho a la libertad de opinión y de expresión; éste incluye el derecho a mantener una opinión sin interferencias y a buscar, recibir y difundir información e ideas a través de cualquier medio de difusión sin limitación de fronteras, tal como lo establece la Declaración Universal de los Derechos Humanos; por supuesto, en la CE.

 

Seguiremos defendiendo la libertad de cátedra, de pensamiento, de conciencia y de religión. Así como la libertad de manifestar nuestra religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia. Todos tenemos derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión. Esto lo decimos nosotros, porque viene recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que parece que a algunos le importa un pimiento; con ponerte el cartel de “facha” te mandan al gulag y punto.