“-Ante nada me gustaría hacerle saber a usted, que la Política no es mala ni –indecente-, la hacen ruin los que la practican como es su caso, pensando más en las prebendas que la misma les pueda producir, obviando al pueblo y a las Instituciones-“.

 

Yo le definiría a usted más como un –sátrapa político que como un honesto servidor de este arte-ciencia-, se aprovecha de su cargo para defenestrar todo lo bueno que tenemos en España, rompiendo la verdadera esencia de la historia más hermosa y real de la que presumimos todos los que aquí habitamos, poniendo nuestras vidas en peligro y la de nuestros cuerpos de la seguridad nacional, la Guardia Civil y la Policía Nacional.

 

Sepa usted y entienda que ambas instituciones, siempre han realizado la labor que tienen encomendadas, -como son-, vigilar, garantizar y asegurar la Seguridad Nacional, por lo que son admirados y queridos por todos los españoles de –bien-, su intención es privarlas de esa operatividad que siempre las han acreditado, algo que esta haciendo de una forma –depravada cobarde y ruin-, lo que esta generando que ambas instituciones sean odiadas y reprobadas por la enorme fobia que usted manifiesta al respecto, que incita a la población más servil a comportarse así, donde quiera que intervienen cumpliendo con su misión, mantener el orden y la paz.

 

Su –ruindad- es tan grande e indigna que ni siquiera atiende sus demandas cuando le solicitan los medios necesarios para combatir tanta inquina e inseguridad, como esta ocurriendo en Cataluña, Ceuta y Melilla, privándoles además de poder utilizar sus armas reglamentaras como puedan ser revólveres, pistolas, metralletas, cuando están defendiendo los ataques a España, y su propia supervivencia.

 

Cuando se hizo cargo del Ministerio del Interior, al que con su comportamiento esta deshorando, (Mitología griega, la deshonra de Limone o Limónide hija de Hipémes –acronte- o gobernador de Atenas, primer acto de deshonra que se conoce), dado el talante de sus antecesores todos unos honorables personajes que figuran en la historia de España con los honores debidos, algo que usted jamás llegara a ser, y por consiguiente su nombre no formara parte de nuestra historia, se empecinó en quitar las –concertinas- de las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla, algo que parece ser ha conseguido en fechas recientes, nos dimos cuentas de cual era su -pelaje o calaña-, algo que ha ido acreditando con el paso del tiempo. Es usted un ministro del Interior, cretino, ruin, dañino, para cuanto habitamos en nuestra querida y amada España, -váyase señor Marlaska-, usted no tiene la preparación y la dignidad suficiente para estar al frente de un ministerio de tanta enjundia.

 

Su miserable acoso a la Guardia Civil y la Policía Nacional lo convierten en un verdadero –crápula político-… que quiere hacer añicos nuestros ancestrales ideales acreditados en más de mil batallas….., es una vergüenza para todos los españoles que usted siga ejerciendo ese ministerio.

 

Atte.

Juan Dávila-García.