La izquierda sabe vender muy bien el feminismo y se llena la boca con ese término y con el de paridad, igualdad, pero a la hora de la verdad no aplica lo que predica, al igual que sucede a la hora de defender a la clase obrera y un sinfín de cosas más.

Pedro Sánchez ha hecho sutiles cambios en su equipo en Presidencia del Gobierno y ahora solo hay hombres en los primeros niveles.

Según informa 20 minutos bajo la “superior dirección” del presidente del Gobierno, según el real decreto publicado este marteshay seis órganos: Gabinete de Presidencia, Secretaría General de la Presidencia del Gobierno; Secretaría de Estado de Comunicación; Dirección adjunta del Gabinete del Presidente del Gobierno; Alto Comisionado para la lucha contra la pobreza infantil; y Alto Comisionado para España Nación Emprendedora. Al frente de todos estos puestos Sánchez ha situado a hombres.

 

Algunos siguen en el mismo puesto que en el pasado mandato, aunque con competencias más reforzadas, como el caso de Ivan Redondo (Gabinete) o Félix Bolaños (Secretaria General), y otros han sido nombrados en los últimos días, como Francisco Salazar (Adjunto), Ernesto Gascó (Pobreza infantil) o Francisco Polo (Nación emprendedora).

Al frente de la Secretaría de Estado de Comunicación, para la que todavía no ha habido nombramiento oficial en este nuevo Ejecutivo, actualmente está Miguel Ángel Oliver como secretario de Estado.

Con la estructura actual, hay que bajar un escalón en el organigrama de Presidencia para encontrar a mujeres. Así, el Consejo de Ministros aprobó el nombramiento como directora del Departamento de Asuntos Nacionales del Gabinete de la Presidencia del Gobierno a Nuria Lera; y como directora del Departamento de Análisis y Estudios a María Ramos.