He tenido que dejar pasar algunos días para asimilar, para reflexionar sobre algo que era un secreto a voces y que nos dijo el profesor universitario Pablo Iglesias cuando asevero, y nos contó algo que muchos, sumados en su ignorancia desconocían.

 

Nos confesó que él era socialdemócrata, puesto que Marx y Engels eran también socialdemócratas. Debemos entender que él es marxista a la vez que socialdemócrata, pues un buen seguidor de Marx lo es a su vez de la socialdemocracia.

 

Razón no le falta. Soy de los que siempre ha sostenido que el socialismo español nunca había abandonado el marxismo, quizá algo en lo estético, pero nunca en lo ideológico. Pablo Iglesias viene a confirmar una sospecha que mantengo desde siempre. Los que se auto denominaban como socialdemócratas en España, lo compaginaban con su cariño y admiración hacia el marxismo

Razón no le falta. Soy de los que siempre ha sostenido que el socialismo español nunca había abandonado el marxismo, quizá algo en lo estético, pero nunca en lo ideológico. Pablo Iglesias viene a confirmar una sospecha que mantengo desde siempre. Los que se auto denominaban como socialdemócratas en España, lo compaginaban con su cariño y admiración hacia el marxismo. Pablo Iglesias lo ratifica sin tipo de pudor y eso le honra.

 

La socialdemocracia es una clase de invento para dulcificar el socialismo real, para dulcificar el marxismo. La izquierda siempre ha tenido esa virtud de mimetizarse con el “paisaje” que le ha tocado vivir. Socialdemocracia en países occidentales, regímenes tiránicos allí donde podían, teología de la liberación en sociedades donde el cristianismo estaba muy arraigado. Todo vale con tal de engañar, de introducirse en pueblos, países o naciones. Lo fundamental es mentir, manipular y tergiversar la historia. La suya es tan tenebrosa que es necesaria disfrazarla, humanizarla. La izquierda forma parte de eso que se ha dado en llamar “la mentira institucionalizada y generalizada”. No se atiende a obviedades, ni a datos precisos o concisos, la demagogia es su mejor arma.

 

Marx y Engels son socialdemócratas, y yo no tengo porque ponerlo en duda, yo soy de los que se lo cree. Por eso, para Pablo Iglesias y para gran parte de la izquierda de este país, todos los que no pensamos como ellos somos burgueses, fascistas o neonazis que deben ser reeducados. Marx es el gran ideólogo cuyas teorías puestas en práctica han costado solo en el siglo XX más de cien millones de muertos. Esto no es una opinión, esto es información. Pablo Iglesias y los suyos, además de socialdemócratas son admiradores de Marx, admiradores de aquellos cuyos pensamientos solo han dejado destrucción, muerte y miseria por donde han pasado.

 

Son muy libres de considerarse socialdemócratas, muy libres de considerarse marxistas, pero si Marx y Engels eran también socialdemócratas, la socialdemocracia es igual de despreciable que el marxismo.

 

No suelo poner en duda, no suelo cuestionarme lo dicho por un profesor universitario, por muy ruin y sectario que este sea y menos en cuestiones políticas. Acepto de buen grado su afirmación. Marx y Engels socialdemócratas. Socialdemocracia la cara amable del marxismo, con la misma finalidad, la del pensamiento único y verdadero, el suyo.