El presidente de VOX y diputado nacional Santiago Abascal ha comparecido este mediodía para enviar un mensaje sobre la posición de su partido respecto a la formación de futuros gobiernos. 
"La España de hoy no es igual a la España de antes", ha recordado en primer lugar Abascal, que ha explicado que con VOX en las instituciones, existe una representación asociada a un nuevo discurso político y que, por tanto, las personas que han votado a VOX tienen voz.  

"Perplejo" ante las manifestaciones de algunos líderes políticos, Santiago Abascal ha querido trasladar que "los votantes de VOX tienen una peculiaridad: que no han votado a PP ni a ciudadanos". "Han votado -recuerda- a VOX". Y añade, además, otra "peculiaridad: han votado a VOX en un ambiente de sistemática demonización, de violencia, de acoso, de culpabilización por el voto a VOX, con el chantaje del voto útil". En este sentido, y tras recordar las dificultades que han atravesado muchos ciudadanos para votar a su formación -papeletas que no llegaban a las casas, cabinas inutilizadas...-, ha subrayado la valentía y el voto consciente de quienes han depositado la papeleta de VOX en las urnas: "No admiten chantajes como a los que se nos quiere someter". "Los votantes de VOX", ha añadido Santiago Abascal, "quieren representación, voz y respeto".  

Un respeto sostenido, además, en el hecho de que VOX es "imprescindible y necesario" para que exista una alternativa a la izquierda. "Lo fue en Andalucía, y en el Ayuntamiento de Madrid, sólo la irrupción de VOX permite una alternativa. Somos necesarios".  

"Sin VOX no hay alternativa a la izquierda", ha resumido el presidente del partido, que se ha mostrado sorprendido de que dirigentes del Partido Popular como Alberto Núñez Feijóo "se vanaglorien por el hecho de que VOX no esté en Galicia". "Les falta hacer una reflexión: que, al no estar VOX, no hay alternativa".  

Por eso Santiago Abascal, que convocará  este jueves al Comité Ejecutivo Nacional del partido para valorar la estrategia a seguir de cara a las formaciones de gobiernos, ha explicado que "no será difícil dialogar con VOX", aunque ha puntualizado que "sí será imposible que VOX apoye gobiernos que no han querido sentarse con nosotros". "En función de la fuerza que nos han dado los españoles, que es menor que la de Ciudadanos y Partido Popular, VOX tiene que estar representado en ese diálogo", ha añadido.  "Ofreceremos flexibilidad y respeto, pero si no hay diálogo será imposible que haya alternativas políticas a la izquierda".

Contundente, el presidente de VOX ha recordado que nadie puede ningunear a los votantes del partido o pretender que se sometan a "un trágala" según el cual el partido y sus votantes están obligados a aceptar lo que se les ponga encima de la mesa. "No tenemos miedo al inicio, a volver al banco de Sevilla", ha advertido.