La forma de financiación de las televisiones públicas españolas (TVE y las televisiones autonómicas) obedece al llamado sistema mixto, es decir que sus ingresos provienen de las siguientes fuentes:

1- Los presupuestos generales del Estado o de las Comunidades Autónomas.

2- La publicidad.

3- Los ingresos por la venta de producción propia.

 

El Estatuto de Radio y Televisión Española (Ley 4/1980 del 10 de enero) dice que la financiación de este ente público se hará "mediante subvenciones consignadas en los Presupuestos Generales del Estado, la comercialización y venta de sus productos, una participación limitada en el mercado de la publicidad y, en su caso, mediante una tasa o canon sobre la tenencia de receptores que inicialmente sólo gravará la de los televisores en color". 1

La Ley de creación del tercer canal de televisión en España (Ley 46/1983 del 26 de diciembre de 1984) habla del presupuesto y financiación de las radiotelevisiones autonómicas y apunta que "la financiación del funcionamiento efectivo del tercer canal de televisión se hará mediante subvenciones consignadas en los presupuestos de las comunidades autónomas, la comercialización y venta de sus productos y la participación en el mercado de la publicidad". 2

La publicidad se puede estudiar como una medida utilizada por los comerciantes para:

1-Dar a conocer sus productos.

2-Estimular la demanda.

3-Vender sus artículos al mayor número de personas posible.

4-Elevar la capacidad de elección del consumidor.

5-Formar parte del tejido económico de la nación.

6-Permitir la competencia de marcas sobre un mismo producto en el mercado.

 

Manuel Ponce Ruíz asegura que "la publicidad es necesaria y legítima en una sociedad de masas por contribuir al progreso de la vida económica del país y por llegar a todos los hogares, absolutamente a todos, sin hacer ningún tipo de               distinción geográfica, económica, cultural o ideológica (...). La publicidad por el desarrollo del género propiamente dicho, por la capacidad de persuasión y por su perfecta adaptación al medio televisivo llega a los niños, los analfabetos, los ancianos y a personas que jamás leen un libro". 3

Si la respuesta de los destinatarios de estos mensajes publicitarios es muy buena, superior a la productividad del producto que se vende, los comerciantes tendrían que incrementar la producción para cubrir las necesidades de todos los compradores. Esto siempre que la demanda de un producto sea mayor en un período de tiempo, que el volumen de facturación de ese producto, en ese mismo período de tiempo.

Si en algún medio se diese el caso de que se autofinanciara gracias a la publicidad, esto le permitiría:

1-Prescindir de las ayudas económicas del Estado.

2-Una menor manipulación en sus contenidos.

De momento, en el caso de las televisiones autonómicas se parte del concepto de servicio público. Y como servicio público que son no pueden ser independientes frente al poder porque, después de haber nacido y crecido de forma dependiente, les ha sido hasta el momento imposible lograr una autofinanciación propiciada solamente por la venta de espacios publicitarios y de producción propia.

En la práctica muchas veces se pierde esa identidad pública en la búsqueda de la autofinanciación, pretendiendo que muchos espacios puedan llegar a considerarse comerciales al ceñirse a los tipos de programas de la televisión privada. Sin embargo, y como base, la publicidad no debe ser prioridad de una televisión autonómica, pues aunque se agradece bien lo que económicamente aporta, hay que limitar los excesos que pudieran producirse en la confección y diseño de todo tipo de programas para evitar el denominado «programa basura».

Para Manuel Vázquez Vieites, Director Económico-Administrativo de la CRTVG y sus Sociedades, el objetivo principal de una televisión autonómica no debe ser el beneficio económico, sino la defensa de un patrimonio lingüístico, artístico o cultural. Unido a esto, su fin también sería lograr buenos segmentos de audiencia y un público fiel que justifique su existencia e iniciativas.

El Servicio de Estudios de Audiencias de TVG considera que la audiencia no       debe ser la primera preocupación de un medio público. De ahí que la oferta de las televisiones autonómicas tenga que ser diferente a la del resto de las cadenas privadas para cumplir con los fundamentos recogidos en la ley de su fundación.

En el caso de las televisiones públicas, la publicidad que ayude a conseguir una financiación debe ser aceptada, siempre que no rompa con lo establecido en sus bases de creación.

El caso contrario se da en los medios privados que se ven obligados a ofrecer programas que capten amplios volúmenes de audiencia pues viven de la publicidad. El precio de un espacio publicitario insertado en el sector horario de emisión de esos programas debe ser muy alto, pues al anunciante lo que le interesa, además del precio, es que su producto sea visto y conocido por mucha gente. Si un medio privado pierde audiencia disminuiría la demanda de ese medio como soporte publicitario de los diferentes artículos que se venden en el mercado.

El gran número de cadenas origina nuevos comportamientos en los telespectadores, uno de ellos es el zapping o cambio de canal, que viene motivado en la mayor parte de los casos por la publicidad. Una manera de mantener al espectador frente a los spots sería programar los bloques publicitarios a las mismas horas en todas las emisoras, de forma que el telemando condujera de un anuncio en una televisión a otro en otra cadena. Esto hasta hoy no ha sido posible. Según Luis Muñiz, las televisiones públicas realizan el corte publicitario cada treinta minutos mientras que las privadas lo hacen cada diez, y cada vez que esto sucede el telespectador huye a otra cadena.

La presencia de la publicidad en las diferentes televisiones se debió a su búsqueda como fuente importante de obtención de recursos económicos, trayendo como consecuencia la fragmentación de la audiencia. La creación de cadenas en España tuvo tres etapas partiendo de una situación de monopolio a través de TVE y La 2:

1- Instalación de las televisiones autonómicas.

2- La recepción de televisión no convencional: el satélite, el vídeo comunitario o por cable y las televisiones locales o municipales.

3- La puesta en marcha de televisiones de titularidad privada. 4

El incremento del número de cadenas privadas y autonómicas de 1982 a 1990 en España se refleja en el siguiente cuadro:

 Captura_de_pantalla_2016-08-30_a_las_20.04.08

Las consecuencias de esta multiplicación de canales pronto se hicieron notar en los siguientes aspectos:

1- "El fortísimo incremento de la oferta televisiva en 1988, que hacía que la programación global ascendiera a 60.000 horas, tuvo consecuencias sobre la audiencia como el descenso de los índices de seguimiento de los programas de mayor éxito. TVE, que conocía concentraciones de audiencia que llegaban a superar ampliamente el 50% de espectadores potenciales -más de 15 millones de ciudadanos/as-, ha visto descender estos índices a lo largo de los años 1989 y 1990, pese a que mantuvo el liderazgo absoluto de los programas más vistos". 6 2-A finales de 1990, según las mediciones de audiencia de la empresa Ecotel, los porcentajes de telespectadores estaban repartidos como se puede ver a continuación en un horario de máxima audiencia.

3- Manuel Colomina (1991) afirma que la multiplicación de la oferta de cadenas televisivas no ha inducido al espectador a permanecer más tiempo ante el televisor, excepto en los primeros meses de 1990. "Si en 1989 lo hacía una media de tres horas (174 minutos), en 1990 sólo se experimenta un ligero ascenso hasta 177 minutos diarios, más acentuado en las grandes áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona donde se llega a 190 minutos diarios". 31 Según el mismo autor, esto representaba una situación muy semejante a la de los países europeos con una oferta televisiva muy amplia desde hace ya varios años, como Francia con 178 minutos por día o Italia, que pese a su profusión de canales, se sitúa en 184 minutos por día.

El marco legal de una televisión autonómica como lo es la Compañía de Radiotelevisión de Galicia hace de ella una empresa pública con un saldo final que tiene dos lecturas, según expresaba el ex-Director General de dicha Compañía, Ramón Villot y Villot, en una mesa redonda sobre el Paisaje Audiovisual Español y Tendencias de Financiación en 1991:

  1. Lectura de los números.
  2. Lectura de la rentabilidad social.

Para Ramón Villot y Villot las seis televisiones autonómicas existentes en España tienen unos principios comunes, pero sus audiencias son distintas. Así, por ejemplo, mientras Televisión de Galicia cubre las necesidades de una audiencia principalmente rural, no ocurre lo mismo con Telemadrid.

José María González Sinde, Director General de Radiotelevisión de Madrid en 1991 y en la misma mesa redonda sobre el Paisaje Audiovisual Español y Tendencias de Financiación explica que, "Telemadrid es una televisión para cinco millones de urbanitas donde la incidencia de la población rural es escasísima, no supera el 5% y en algunos sentidos es una televisión privilegiada porque cuenta     con una posición de mercado". 8

Siguiendo con González Sinde a Telemadrid le resulta difícil defender una identidad regional, a pesar de ser una televisión autonómica. En la capital española casi todos son ciudadanos de fuera que se acercaron a trabajar y luego volvieron a sus territorios de origen.

 

 

La triple venta del producto

 

La prensa, en opinión de Francisco Campos Freire, es un producto que se vende para la publicidad y para la lectura, siendo la difusión (audiencia) la que marca el área de cobertura de la publicación. Campos Freire afirma que en los últimos años se está dando una nueva fórmula de negociación en prensa, se trata del patrocinio o la esponsarización que "por el sistema de comercialización puede tener relación e instrumentalización indistintamente con la publicidad o con la venta de ejemplares". 9

Este nuevo modelo ha sido importado de Estados Unidos y usado primero en los medios audiovisuales en la década de los 80; después se fue extendiendo al resto de los medios de comunicación, por lo cual, en televisión se puede aplicar también esta fórmula de triple venta de productos.

 

 

Los presupuestos de Televisión de Galicia desde 1990 hasta 1996

 

Según el desglose de partidas presupuestarias de TVG, estos son los factores que originaron ingresos y gastos:

 

Ingresos:

1- Ventas e ingresos por explotación:

1.1- Ingresos por publicidad.

1.2- Otras ventas.

1.3- Ingresos de la revista de la CRTVG.

1.4- Subvenciones a la explotación.

1.5- Subvenciones complementarias a la explotación.

1.6- Otros ingresos de gestión.

1.7- Ingresos financieros.

 

Gastos:

1- Aprovisionamientos:

1.1- Consumo de producción ajena.

1.2- Consumo de producción asociada.

1.3- Consumo de producción contratada.

1.4- Consumo de programas de ficción.

1.5- Consumo de servicios de las agencias.

1.6- Consumo de derechos de retransmisión.

1.7- Consumo de doblajes y de subtítulos.

1.8- Consumo de elementos incorporables.

1.9- Gastos en compras.

1.10- Consumo en cintas y en discos.

1.11- Consumo en material auxiliar técnico.

1.12- Consumo de material de construcción.

1.13- Consumo de material de oficina.

1.14- Consumo de combustible.

1.15- Trabajos exteriores.

1.16- Producciones propias o en curso.

1.17- Provisión existencias.

 

2- Servicios exteriores:

2.1- Gastos en investigación y en desarrollo.

2.2- Alquileres.

2.3- Cánones.

2.4- Reparaciones y construcciones.

2.5- Remuneraciones a los agentes mediadores.

2.6- Servicios auxiliares.

2.7- Colaboraciones.

2.8- Transportes.

2.9- Primas de seguros.

2.10- Gastos bancarios.

2.11- Publicidad, propaganda y relaciones públicas.

2.12- Suministros.

2.13- Gastos en vehículos.

2.14- Comunicaciones.

2.15- Gastos de viaje.

2.16- Publicaciones.

2.17- Gastos varios de producción.

2.18- Gastos de producción recuperados.

2.19- Otros gastos.

 

3- Tributos.

 

4- Gastos de personal:

4.1- Sueldos y salarios.

4.2- Indemnizaciones.

4.3- Seguridad social.

4.4- Otros gastos del personal.

4.5- Comedor.

4.6- Otros gastos sociales.

4.7- Gastos de concurso-oposición.

 

5- Gastos financieros:

5.1- Intereses de préstamos y créditos.

5.2- Intereses de préstamos y créditos complementarios.

5.3- Intereses de cuentas corrientes.

5.4- Diferencias negativas cambio.

5.5- Otros gastos financieros.

 

6- Amortización inmovilizado.

 

7- Ajuste de dotación de provisiones insolvente.

 

8- Superávit explotación.

 

9- Inmovilización material:

9.1- Edificios y otras construcciones.

9.2- Maquinaria institucional y utilitario.

9.3- Elementos de transporte.

9.4- Mueblería y utensilios.

9.5- Equipo de proceso informático.

 

10- Inmobiliario inmaterial:

10.1- Propiedad industrial.

10.2- Software.

 

11- Compras materiales:

11.1. Cintas y discos.

11.2. Materiales de construcción y reparación.

11.3. Repuestos tecnológicos.

 

12- Compras informativos:

12.1- Agencias de prensa.

12.2- Derechos de retransmisión.

12.3- Bases de datos informatizados. 10

 

Desde 1990 hasta 1996 la cantidad de dinero destinada a las principales partidas presupuestarias por parte de Televisión de Galicia, así como el total de su capital y autofinanciación, fue como se refleja en los siguientes cuadros:

Captura_de_pantalla_2016-08-30_a_las_20.11.49

Captura_de_pantalla_2016-08-30_a_las_20.12.10

Como se ve, en los presupuestos de TVG se engloban todos los gastos que tiene por pequeños que puedan ser. En ellos también se encuentra la adquisición de derechos de retransmisión, gasto que se incrementó mucho con las negociaciones de Antena 3, Canal Plus y las televisiones autonómicas en 1996 en la compra de derechos de emisión de fútbol de Liga y de Copa.

Esto se da por que las televisiones quieren emitir fútbol, a pesar de tener que pagar grandes cantidades a los clubes por los derechos de emisión, si bien en el caso de las televisiones autonómicas, no debe ser la audiencia, su objetivo principal. Algunos de los motivos de este deseo de las cadenas por conseguir los derechos de retransmisión del deporte rey ya fueron explicados en otros apartados de este trabajo y a continuación se enumeran los principales:

1- Las altas audiencias y shares obtenidos.

2- Siempre hay apoyos por parte del gobierno a las televisiones públicas o de algunos bancos a las privadas para la compra de derechos de emisión de este deporte.

3- Para muchos partidos políticos es una forma de hacer propaganda. Incluso muchos políticos son presidentes de clubes, como Augusto César Lendoiro del Deportivo de A Coruña o Jesús Gil y Gil del Atlético de Madrid.

4- La sociedad asume las competiciones deportivas como buenos ejemplos de convivencia al tener por características llegar a buen fin y desarrollarse de forma pacífica conforme a unas reglas en donde no tiene cabida la trampa.

5- Obtienen buenos ingresos por publicidad y otro tipo de negociaciones que les están permitidas con las imágenes de los encuentros:

5.1- Venta de imágenes en extracto (para que otras cadenas hagan sus noticias y sus resúmenes).

5.2- Venta de partidos para emitir en diferido otras cadenas dentro o fuera de España.

6- Por herencia histórica: ya la prensa y la radio habían hablado de fútbol y por ello la televisión desde sus inicios también lo ha hecho. En realidad, ningún género televisivo adoptado en España ha desaparecido, sino que más bien se han adoptado otros nuevos: reality shows, diferentes modelos de series, sitcoms..., muchos de ellos, al estilo de la televisión estadounidense, que siempre se constituyó como uno de los modelos más seguidos por muchas televisiones en el mundo.

En el siguiente apartado se hablará de las cantidades que las televisiones destinan a la compra de derechos de emisión de fútbol.

 

 

 

1 Ley 4/1980. 10 de enero de 1980. Estatuto de RTVE. Capítulo 5. Artículo 32.

2 Ley 46/1983. 26 de diciembre de 1984 para la creación de televisiones autonómicas en España. Capítulo 4. Artículo 17.

3 RTV. Financiación y publicidad de las radiotelevisiones públicas y privadas. 0.C. Capítulo "Publicidad en la televisión pública: entre la subvención y la confusión" de PONCE RUIZ, Manuel. Pág. 102.

4 RTV. Financiación y publicidad de las radiotelevisiones públicas y privadas. 0.C. Capítulo "Fragmentación de la audiencia y cortes publicitarios. Fragmentación de la audiencia de Televisión española" de MUÑIZ, Luis. Pág. 16.

5 RTV. Financiación y publicidad de las radiotelevisiones públicas y privadas. 0.C. Ponencia "Las radiotelevisiones en España: realidad presupuestaria y autofinanciación". Pág. 317.

6 RTV. Financiación y publicidad de las radiotelevisiones públicas y privadas. 0.C Capítulo "Nuevos retos de la televisión pública" de COLOMINA, Manuel. Pág. 326.

7 RTV. Financiación y publicidad de las radiotelevisiones públicas y privadas. 0.C Capítulo "Nuevos retos de la televisión pública" de COLOMINA, Manuel. Pág.328.

8 RTV. Financiación y publicidad de las radiotelevisiones públicas y privadas. 0.C Capítulo "Nuevos retos de la televisión pública" de COLOMINA, Manuel. Pág. 328.

9 RTV. Financiación y publicidad de las radiotelevisiones públicas y privadas. 0.C. "Mesa redonda sobre el Paisaje Audiovisual Español y Tendencias de Financiación". Pág. 328.

10 CAMPOS FREIRE, Francisco: A reconversión da prensa en Galicia (1982-1992). A transformación das estructuras empresariais e profesionais do sector. Tomo I. Universidad de Santiago de Compostela. 250 págs. Pág. 22.

11 Valores presupuestarios de Televisión de Galicia. Años 1990 a 1996.

12 Valores presupuestarios de Televisión de Galicia. Años 1990 a 1993

Nota: está en negrita el Capital y la Autofinanciación en cada uno de esos años.36 Valores presupuestarios de Televisión de Galicia. Años 1994 a 1996.

Nota: está en negrita el Capital y la Autofinanciación en cada uno de esos años.