El nivel de sectarismo del gobierno llega a cuotas cada vez más alarmantes y esto se ve en detalles que pasan aparentemente inadvertidos. El tratar a Vox como a apestados es algo que hacen todos los días y ha costado el cese de un militar como responsable de un centro hípico por el simple hecho de que se disputase una comida de Vox allí.

¿Acaso no tienen derecho a comer allí donde les acojan? ¿Nos estamos volviendo locos?  ¿Donde están las libertades más elementales de los ciudadanos españoles?

Ni que decir tiene que si otro partido hubiese tenido la comida allí no hubiese pasado nada, pero hay una caza de brujas contra Vox y es considerado maldito todo aquel que trate con ellos. El nivel de sectarismo del ejecutivo de Sánchez es el de las peores dictaduras.

El Boletín Oficial del Ministerio de Defensa publicó este viernes el cese del teniente coronel Gustavo Adolfo Martínez Benito como responable del centro Hípico-Militar de Logroño, informa el diario La Rioja. El cese se produce dos semanas después de que este recinto acogiera una comida de afiliados y simpatizantes de Vox, en la que estuvo presente el secretario general del partido, Javier Ortega Smith.

Martínez Benito había asumido el cargo el pasado mes de julio, y tras su cese, se queda en situación de servicio activo, pendiente de destino.