La familia Franco sigue luchando en los tribunales con firmeza contra el gravísimo atropello de la sectaria exhumación de los restos de su abuelo por motivos ideológicos. Los nietos de Franco no atenderán la petición del gobierno de buscar un lugar alternativo a la Almudena, pues el propio gobierno no puede legalmente ir contra la decisión de la familia. Tras conocer la noticia, que anticipó ayer El Correo de Madrid, de que el Tribunal Supremo ha admitido a trámite el recurso de la familia, nos pusimos en contacto con el abogado de la misma D. Luis Felipe Utrera-Molina, que hace una brevísima valoración de lo acontecido.

 

¿Nos podría precisar con palabras técnicas la última hora en torno a la exhumación?

 

El Tribunal Supremo ha admitido a trámite el recurso contencioso administrativo interpuesto contra el acuerdo de exhumación y ha formado pieza separada para decidir sobre la suspensión cautelar solicitada por la familia. Creemos que hay motivos suficientes, porque si no la concedieran perdería su finalidad el recurso ya que una vez exhumado Franco una sentencia estimatoria sería papel mojado. El tema de la Almudena es aparte: lo mismo cabe decir respecto del veto del gobierno al lugar de reinhumacion designado por la familia toda vez que no existe habilitación legal alguna que permita al gobierno condicionar o vetar la decisión de los familiares de acuerdo con lo dispuesto en la Ley 52/2007.

 

Al margen del trámite de la suspensión cautelar, ¿nos podría explicar los otros motivos por los que no puede ir adelante la exhumación?

 

Hay dos motivos más, el primero que está suspendido de forma provisional el informe del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial que concedía la licencia de obras para la exhumación. En segundo lugar porque, por los Tratados Internacionales entre España y la Santa Sede, la exhumación no se puede realizar sin el permiso expreso del prior de la Basílica, algo que no tienen, pues éste respeta la voluntad de la familia”.