Mario Vargas Llosa convirtió en uno de los protagonistas indiscutibles de la inauguración del VIII Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE), ya que su discurso fue una dura respuesta al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador y su carta al Rey en la que exigía el «perdón» por los «excesos» de la conquista de México. «Se equivocó de destinatarios. Debió de mandársela a él mismo y responderse, respondernos, a la pregunta de por qué México, que hace cinco siglos se incorporó al mundo occidental gracias a España, y que es independiente desde hace 200 años, tiene todavía tantos millones de indios marginados, pobres, ignorantes y, explotados, subrayó el Nobel de Literatura, para sorpresa del auditorio del Teatro San Martín de Córdoba (Argentina), impresionado por una alusión directa a la polémica.

 

«Ese problema –continuó- no está en el pasado de hace cuatrocientos años. Está vivo, aquí, hoy, y nos golpea. Ojalá que cuando termine el mandato de Andrés Manuel López Obrador los indios mexicanos tengan mejores condiciones de vida, que hayan obtenido más oportunidades, mayor educación, de tal manera que se haya levantado esa losa que los ha tenido discriminados y explotados a lo largo de tantos siglos». Y añadió que las matanzas no solo se produjeron durante la época colonial, sino que en países como Chile o Argentina se cometieron, también, durante la República, y en la Amazonia en la época del caucho.

 

Tal y como recordó el escritor, este no se trata de un problemática exclusiva de México, sino que se extiende a todo el continente americano. «Es una pregunta que se pueden hacer prácticamente todos los presidentes latinoamericanos, porque ninguno ha resuelto esa injusticia proverbial que es la situación de los indios en América», denunció.