Este es el resumen de la entrevista de ayer a Abascal:

Santiago Abascal, relató su infancia, el miedo que tuvo siempre a que ETA matara a su padre y el peor momento de su vida, cuando la banda terrorista mató a su mejor amigo. Relató cómo de pequeño iba al cole vestido con el equipo de la Selección Española de Fútbol y quisieron prohibírselo y fueron sus padres los que fueron al cole y dijeron que su hijo iba a ir vestido como le diera la gana, y siguió yendo con la equipación porque "mis padres nunca me han inculcado el miedo".

Contó que se ha casado dos veces, la primera por lo civil con quien tuvo dos hijos y, una segunda por la iglesia, hace un año, con Lidia, con la que ya tenía dos hijos. "Todo un lío", le aseguró el líder de Vox a Bertín cuando éste no se enteraba de que pudiera tener cuatro hijos, y se pudiera haber casado dos veces, una por lo civil y otra por la iglesia. Bertín es especialista en hacerse el despistado cuando le interesa. Parece que no se entera, pero es su estrategia para intentar rascar todo lo que se pueda sin incomodar a nadie, porque si hay algo que Bertín no hará nunca será incomodar a su invitado. 

 
Video insertado
 

"¿Les gusta la política?", le preguntó Bertín sobre sus hijos. "Sí", respondió Abascal. "¿Y si te salen de izquierdas?", volvió a preguntar. "Pueden ser de izquierdas, pueden dedicarse a lo que quieran y hacer lo que quieran, pero lo que nunca les perdonaría es que traicionaran a España(...) La lealtad por la patria es fundamental y un valor básico para cualquier español".

En ese instante faltó que sonará el himno de España, hubiera sido todo un golpe de efecto.

Y entonces llegó la parte de la entrevista donde la persona se ocultó de nuevo detrás del político. De nuevo, los tres candidatos sacaron a pasear su ideario, su programa y lo que harían si llegara alguno a ser presidente del Gobierno. Los tres lo tienen claro, aplicarían de nuevo el 155 sin límite, no un 155 de palo, "como hizo Rajoy" -palabra de Abascal-. De hecho, lo primero que haría Santiago Abascal si fuera presidente sería "recuperar el orden y la legalidad en Cataluña". Que si bajada de impuestos, que si acuerdos entre ellos, que si yo me llevo bien con Albert y con Santi, y viceversa, que si, que si... Y Bertín se encargó de que Abascal explicara todas sus polémicas y lo hiciera sin aspavientos y quedando como un santo varón.

Las armas: Según explicó Abascal, la prensa manipuló sus palabras -siempre hay que buscar un culpable- sobre los permisos de armas y su uso. Al parecer, lo que quiso decir es que hay personas que "tienen que tener el

derecho de defenderse en sus casas" ya sea con "un arma, un cuchillo o un cenicero". Es decir, que si entra alguien en tu casa puedas defenderte y no te persiga la Justicia. "Nadie tiene que padecer ningún infierno judicial por ello".

Pero sólo en casa, nada de usarlas en la calle ni convertir España en el lejano oeste. La primera sábana ya se puede colgar en el tendedero.

Las palabras de la polémica sobre las armas surgieron de una entrevista del líder de Voz en Armas.es, en la que aseguró que "hace falta un cambio radical urgente en la ley, no solo para que los españoles sin antecedentes y en pleno uso de sus facultades mentales puedan disponer de un arma en su casa, sino para que puedan usarla en situaciones de amenaza real para su vida sin tener que enfrentarse a un infierno judicial". Anoche su respuesta fue mucho más laxa.

Como también lo fue con respecto a la homofobia. "¿Hay homofobia en tu partido?", preguntó Bertín, así a lo general. "Hay muchos homosexuales en Vox (...) Hay muchos gays que no piensan como el lobby gay. Su bandera es la española", afirmó Abascal, el cual contó además que la única vez que se ha revelado en clase fue por un comentario homófobo que hizo a un amigo suyo otro compañero: "Fue tan horrible que le di una patada a su silla y se cayó". Eso sí, del matrimonio homosexual ni hablamos, "tienen que tener una unión, pero el matrimonio sólo es un hombre y una mujer, algo que muchos gays están de acuerdo con ello". Y las toallas al sol.

 

Y sólo quedaba el feminismo, la ley de violencia de género y la polémica postura de su partido. Mientras Casado respondió que sí es feminista si se entiende el feminismo por la igualdad entre los hombres y las mujeres, y Rivera no dudó en posicionarse más seguro también en el sí, Abascal quiso otra vez suavizar sus palabras con respecto a lo dicho en otro momento. Es lo que tiene cuando vas a la tele una sola vez, o lo haces todo de golpe para qué se va entonces.

"No soy ni feminista, ni machista, ni hembrista. Yo soy un hombre, casado con una mujer y creo que ella tiene los mismos derechos que yo (...) Convertir a todos los varones en sospechosos es inaceptable", afirmó el líder de Vox. Pero el tema no iba a quedar ahí, cuando te enrocas, te enrocas. Fue ya en el jardín, al final de la entrevista, con un sol de primavera hermosísimo, la piscina de fondo, los muebles de jardín y las flores cuando Abascal volvió a insistir para rematar la faena: "Me molesta que digan que justificamos el maltrato a las mujeres y que amparamos a los maltratadores".

Y punto.

Casado se fue con un "el consejo que me ha dado mi madre es el mismo que el de mi mujer: que haga lo crea que es mejor para España", y Rivera con un "lo que más me ha dolido es cuando me han difamado, insinuando que yo consumía droga. Ese tipo de política es lo que hay que eliminar de este país".