Pedro Sánchez no plantea aplicar la “Ley de Partidos” a las formaciones golpistas, pero sí prepara ya el ataque a Vox en base a esta normativa por rechazar la ideología de género. La amenaza del socialista aparece recogida en el propio programa electoral del PSOE y cuenta con el respaldo de Podemos y, por supuesto, de los partidos separatistas.

El mismo partido que no tiene problemas en sentarse a negociar con Quim Torra –que llama “bestias” a todos los españoles no catalanes– señala que “el auge, a nivel nacional e internacional, de organizaciones que difunden discursos de odio dirigidos a determinados colectivos, basado en el origen racial o étnico, la orientación sexual o identidad de género y la religión o creencia de las personas, requiere una respuesta firme del Estado de Derecho”.