Llegó el día que Florentino Pérez esperaba ansioso toda la temporada. Concha Espina y el coliseo blanco vibraran durante toda la tarde noche del martes para llevar en volandas a su equipo a las semifinales de la Champions League. Pero, ¿es necesario llenar el estadio y las calles de Madrid para remontar un encuentro ante el octavo clasificado de la Liga Alemana?.

 

Tras vencer por 1-2 en el Camp Nou, el arca de Zidane se llenó de aficionados ‘madridistas’. Los jugadores, llenos de elogios, creyeron en la machada y se vieron volando a Milán para disputar la final de Champions. Como ya pasó en Dortmund, el conjunto blanco, llenos de confianza se dejaron llevar ante un Wolfsburgo , que sin jugar al fútbol venció por dos goles a los blancos.

 

Horas después de la debacle, tocaba llenar la cartera del Real Madrid, vender todas las localidades y hacer ver que tienen una afición a la altura de Europa. El recuerdo a Juanito, Santillana, etc… hacía creer en la machada, pero….. ¿Se trata de una remontada histórica?.

 

Los pupilos de Zidane se presentan ante uno de los partidos más fáciles de la temporada. Tan solo dos goles son necesarios para remontar una eliminatoria en la cual, el Real Madrid se vestirá con el once de gala. Las casas de apuestas siguen dando como favorito el pase del conjunto local (1,90€).

 

La BBC conquistará a un Santiago Bernabéu que verá cómo se celebrará la machada en los 45 minutos primeros, pero con cautela, ya que el campeón por décima vez de Europa, tiende a confiarse en el descanso, como ya pasó ante el Bayern de Munich y la Juventus en sendas semifinales de Europa. Puede estar el madridismo tranquilo que volverá a ver a su equipo en semifinales por sexta vez consecutiva.