El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha respondido a la exigencia formulada por el ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, de convocar elecciones cuanto antes en el país amenazando de lo contrario con reconocer a Juan Guaidó como mandatario venezolano que lo que debe hacer España es convocar elecciones ya que Pedro Sánchez no fue elegido en las urnas.

 

El jefe de la Diplomacia ha indicado que el Gobierno ha propuesto a sus socios de la UE que exija al "régimen" venezolano la convocatoria de elecciones con un "plazo temporal" y que, si no lo cumple, se plantee otras medidas como "el reconocimiento del presidente interino, para que sea la Asamblea quien convoque las elecciones".

"Si ellos quieren elecciones que las hagan en España" puesto que el presiente del Gobierno "no fue electo en ningún voto popular", ha replicado Maduro en rueda de prensa en el Palacio de Miraflores. "No pueden dar lecciones ni pueden poner ningún ultimátum", ha sostenido.

El presidente venezolano ha acusado al Gobierno español de "repetir el guión" de José María Aznar quien apoyó el golpe de Estado de 2002 contra Hugo Chávez. "Eso será la política de Pedro Sánchez o un error de una lengua destemplada como la de Borrell", ha añadido.

"No tienen ninguna lección que dar", ha insistido Maduro, asegurando que Venezuela no permitirá que se la amenace. "Nos plantamos ante España, ante su racismo y su discriminación", ha continuado, acusando al Gobierno de "ponerse a la derecha de Aznar" con su postura.

"Que se vayan de Venezuela, no nos importa, estamos decididos a ser libres", ha asegurado el mandatario venezolano. "Que se vayan rápido, con todo su personal y su embajador, hoy mismo", ha afirmado, "seremos más felices sin ellos, sin su complejo de superioridad".

El líder bolivariano ha asegurado que ha sido "decente" en sus palabras: "No digo lo que siente mi corazón cuando desde España se nos trata de dar consejos". "Hace tiempo que los expulsamos de aquí", ha defendido, denunciando a la "España colonial que está en las venas de muchos" de los españoles y que ve a los venezolanos como "sudacas". "Les vamos a dar una lección", ha zanjado.

 
Golpe de Estado promovido por EE UU

Maduro, ha prometido que derrotará "íntegra y absolutamente" el golpe de Estado orquestado en su contra desde Estados Unidos y ha advertido a la oposición de que ha dado un "paso en falso" al haber optado por la autoproclamación del titular de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como presidente del país.

"El pueblo venezolano no lo permitirá, la Fuerza Armada Bolivariana (FANB) no lo permitirá, los vamos a derrotar, nos vamos a encargar de que prevalezca la paz", ha asegurado en rueda de prensa desde el Palacio de Miraflores.

El golpe de Estado, cuyo "guión viene escrito desde Washington", "lo vamos a derrotar íntegra y absolutamente aferrados a la Constitución",ha insistido el mandatario, que ha considerado que se está viviendo "un momento estelar de la lucha por la soberanía, la independencia y la existencia de Venezuela como república".

En opinión del presidente venezolano, que ha sostenido que en Venezuela hay "un régimen democrático y un Estado de Derecho", la oposición ha dado "un paso en falso, envalentonados por la presión internacional, que le hace daño a la propia oposición".

Asimismo, ha denunciado la "inmensa campaña de desinformación, de manipulación que hay, una vez más contra la revolución bolivariana" por parte de la prensa internacional, a la que ha acusado de estar acompañando este intento de golpe de Estado con un "golpe de Estado mediático" como el que ya vivió el país en 2002.

 

Maduro ha trazado paralelismos con el golpe de Estado vivido entonces por Hugo Chávez y ha recordado que el primer gobierno en reconocer a Pedro Carmona como nuevo presidente fue Estados Unidos seguido de España, "la España colonial, arrogante, racista, que desprecia a Bolívar y a Venezuela". "El guión del 11 de abril (de 2002) con retoques decadentes se está pretendiendo en esta época", ha sostenido.