España es una de las pesadillas de Donald Trump desde que Sánchez es presidente de la mano de Podemos. No solo le inquieta el caso de Ábalos y la connivencia con el régimen de Maduro sino el hecho de que España sea uno de los países que menos gasta en armamento.

Trump exige que España incremente su gasto en defensa considerablemente hasta acercarse al 2% del PIB cuanto antes. Así se lo ha trasmitido alto y claro Estados Unidos al Gobierno de Pedro Sánchez, en el aparte que mantuvieron el miércoles en Bruselas la ministra de Defensa, Margarita Robles, y el secretario de Estado de Defensa de EEUU, Mark Esper. Washington quiere ver resultados inminentes en los próximos Presupuestos Generales del Estado.

Este miércoles Robles acudió a una reunión de ministros de la OTAN, celebrada en el cuartel general de la Alianza en Bruselas. Robles mantuvo varios encuentros fuera del cauce principal de la cita, y uno de ellos tuvo como interlocutor al secretario estadounidense Esper. El encuentro, según fuentes de Defensa, fue «breve y cordial». Pero de nuevo salió a relucir el asunto más peliagudo con el que debe lidiar Sánchez en su relación con la OTAN: el gasto militar.

La Casa Blanca exige que todos los socios de la Alianza gasten al menos un 2% del Producto Interior Bruto en partidas militares. España es de los países que está a la cola, con un 0,9%Sólo gasta menos Luxemburgo, que no tiene ejército como tal. Ese incumplimiento ya le ha costado a Sánchez varios encontronazos con Donald Trump, como cuando el líder socialista fue apartado de todas las reuniones importantes de la cumbre de la OTAN del pasado mes de diciembre. El presidente estadounidense incluso llamó «morosos» a ese grupo de países que sigue sin caminar hacia ese gasto del 2%.