La intervención de Santiago Abascal presidente de VOX, en el Parlamento Español, con motivo del pleno celebrado hoy, 22.07.2019, para la investidura de Pedro Sánchez como Presidente de España, ha sido catalogada como una –Lección Magistral-, por su desarrollo y excelso contenido histórico. Cuando recordó a Canalejas y a Dato (vilmente asesinados al igual que fueron otros presidentes, entre 1870 y 1973, por anarquistas o ácratas, el general Prim, Cánovas del Catillo y almirante Carrero Blanco por ETA, con los quiere él pactar para acceder a la presidencia del ejecutivo, conformando así un gobierno “—con las manos manchadas de sangre—“ evidentemente, -cinco magnicidios en total-).

 

     La mayoría de los miembros del hemiciclo se quedaron boquiabiertos, ya que no tenían ni zorra idea de quienes se trataban, lo que acredita aún más la -ignorancia supina de los diputados, que representan a la mayoría de los partidos políticos existentes en España-, especialmente a los del señor Sánchez, que como vengo diciendo desde hace algún tiempo, carecen de la preparación más ínfima, para llevar adelante esos cargos de los que presumen, involucrándose en ella para –enriquecerse-, y engordar sus cuentas corrientes.

 

     El primer extrañado fue el candidato a la presidencia, que tildo la actuación de Abascal de nostálgica por citar una parte de la historia de España, que la recibió sin darle mayor importancia, no obstante se le notaba cianótico y muy alterado, ya que nunca pensó que alguien lo castigara tanto, al menos de palabra como lo hizo el presidente de VOX, que lo vulgarizó y lo humilló empleando una oratoria valiente y responsable, sin faltarle al respeto en ningún momento. Abascal inició su intervención –atacando- con razón al ministro del interior Marlaska, que no se cansa de vejar y humillar a la Guardia Civil, comportándose al respecto con una –villanía- impropia de quien debería ser el máximo defensor de tan distinguida institución

 

     El discurso de Sánchez fue totalmente –vacuo- una vez más se auto ridiculizó, ya que durante casi dos horas no dijo nada, que nos hiciera creer en los valores que le revisten, -culturales, morales y éticos-, para ser candidato del gobierno de España, obviamente Sánchez no tiene –pedigrí-, ni formación para seguir presidiendo el gobierno español, el país más antiguo de Europa.

 

     Es lamentable que este personaje, cuando se reunió con SM el Rey, para comunicarle lo de su candidatura a la presidencia del gobierno, le mintiera con –premeditación y alevosía-, dándole a entender –falazmente-, que contaba con los apoyos suficientes para ser investido en la primera convocatoria, algo que no era realidad. La mentira es sinónimo de -indecencia e inmoralidad- algo en lo que Sánchez es especialista, y cuando la mentira tiene estas connotaciones especiales, como es engañar al Jefe del Estado, la mentira se puede convertir en un delito.

 

     Su execrable y acreditada cobardía, volvió a relucir cuando no fue capaz de defender al Rey de unos comentarios malsanos que le dedico el -estólido e ignaro- de Quim Torra, otro espécimen amamantado en el separatismo más abominable, que debería ya estar en prisión, junto con los siete, que esta Juzgando el Tribunal Supremo por rebelión, sedición, desobediencia e incitación al odio. Algo que ya había acreditado cuando no quiso replicarle a Albert Rivera, que lo había acorralado llamándolo de todo, incluso y de una forma bastante –disimulada-, si se quiere hasta –delincuente-, al tildarlo como –jefe de una banda –de indeseables- que quiere romper España-.

 

     Pedro Sánchez sigue batiendo records, en la votación celebrada esta mañana día 23 de julio el número de –síes-

conseguidos solo fueron 124, los 123 de su partido más uno del partido cántabro de Revilla, algo que nunca se había dado en ningún caso de –investidura-. Es posible que el jueves sea elegido por mayoría simple, me gustaría equivocarme por el bien de España, y de cuanto aquí habitamos, que no soportamos un gobierno de esta calaña, donde Sánchez y su esbirros, comunistas, socialistas, radicales, extrema izquierda surgida de los pechos del dictador Chavez, republicanos, y gente de mal vivir, que nos van a situar en los años treinta del pasado siglo, que acabó con una Guerra Civil, que según el escritor José María Gironella acabó con “-Un millón de muertos-“, y que de momento no nos atrevemos a predecir como acabará la cosa de hacerse este sujeto con la presidencia de España nuevamente.

    

     Sánchez esta totalmente –obnubilado-, ha perdido su total capacidad de concentración y de reacción, esta como ido, lo de Trump en la reunión de G20 celebrado en Japón hace unos días, cuando de mala manera lo mando a “-sentar-“ sin mirarla a la cara, lo dejo –grogui- utilizando el argot –boxeistico-. Muchos españoles hemos analizado las consecuencias que este –despreció- de Donald Trump a Pedro Sánchez, ante veinte Jefes de Estado y Presidentes de Gobierno, pudiera tener unas connotaciones bastantes graves para España, Trump como Presidente de los EE.UU., el país más poderoso del mundo, tiene muchas influencia en las Naciones Unidas, la NATO e incluso en UE., no sería de extrañar que esas “-influencias-“, usadas contra Sánchez (al que no soporta), podría acarrearnos más de un problema al pueblo español.

    

     Sánchez ayer día 22 recibió “-tortas-“ de todos los lados, todos los portavoces de los partidos con representación parlamentaria, le propinaron tal paliza verbal, que a pesar del tiempo pasado creo que no se ha recuperado, y es muy posible que su recuperación sea difícil y complicada, y si el jueves día 26 se vuelve a repetir lo ocurrido hoy, la caída política de Pedro Sánchez, será agónica y tortuosa para los suyos especialmente aunque hay muchos afiliados al partido socialista, que no le soportan ni lo quieren al frente del mismo. El resto de los españoles que no comulgamos con su forma de actuar, posiblemente nos alegremos de su anunciado fracaso.

 

Juan Dávila-García.-