Vuelvo al llamado Orgullo Gay – ahora LGTBQ, muy complicado de pronunciar-, recordando a unos de los más fabulosos homosexuales del entresiglos español. El escritor, director, actor, y genial Luis Escobarmarqués de Las Marismas del Guadalquivir, que manda narices. Se lo preguntó una amable entrevistadora cuando el desfile Gay daba sus primeros pasos rosas. –¿Asistirá usted, don Luis, a la manifestación del Orgullo Gay?-; -Por Dios, señorita, ¿cómo se le puede pasar a usted por la cabeza que yo colabore con esa vulgaridad y esa ordinariez? Yo no soy gay, ni homosexual; soy un marica de los de antes, de los de siempre, y no estoy ni orgulloso de serlo como de no serlo. Lo soy, y ya está

Alfonso Ussía hoy en La Razón.