El independentismo catalán se ha lanzado a por el hotel de Madrid que no alojó, presuntamente, al equipo de TV3 que seguirá el macrojuicio por el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 y la declaración unilateral de independencia (DUI) frustrada del mismo año en el Tribunal Supremo. Han dado con el Aparthotel Centro-Colón, que ha encajado amenazas, coacciones e insultos en las últimas 48 horas.

Captura_de_pantalla_201-02-02_a_las_11

Según ha explicado la conserje de fines de semana del establecimiento, todo empezó porque alguien de TV3 vino a pedir información. "Pedirían cierto número de apartamentos con vistas al Supremo, pues estamos cerca, pero el hecho es que no los teníamos. No tenemos ese producto, tenemos solo 20 pisos, por lo que no hubo acuerdo, solo una negociación preliminar", explica. Pero, ¿hubo reserva cancelada, tal y como publicó el diario digital El Nacional

Lo que sí hubo, desde que el jueves 31 de enero, cuando el digital catalán publicó la información con el título Un local de Madrid se niega a atender a TV3 y cancela sus reservas para el juicio, ha sido una lluvia de amenazas, insultos y coacciones. "Yo trabajo a partir del jueves y hasta el fin de semana. Pues bien. Ayer una señora llamó, descolgué, nos tildó de hijos de puta y colgó. ¿Cómo se puede ser tan sinvergüenzaSomos simples trabajadores", ha lamentado la empleada. Hubo más. "Alguien volvió a llamar y nos puso el Cara al sol antes de colgar", agrega la misma fuente.

 

TV3 habría elegido este local desde hace semanas para que se convirtiera en su epicentro logístico de operaciones, alquilando no solo diferentes espacios de distensión, sino también catering y una gran terraza para las grabaciones de los equipos, que tendrán que estar durante todas las semanas que dure el juicio desplazados en la capital, un proceso que se calcula que se alargará más tres meses.

¿Hacemos comparaciones?

  • El trato que se da a los simpatizantes de partidos políticos como el PPCs o VOX
  • El trato a los periodistas críticos con el separatismo, a los que se nos sigue señalando y marcando como 'fachas', se nos insulta con total impunidad, e incluso se han tenido que sufrir y lamentar agresiones, como el puñetazo a nuestro compañero Cake Minuesa.
  • El trato a los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil desplazados a Cataluña de los hoteles como si fueran apestados.
  • Los escraches que sigue padeciendo el cámping de Gerona que decidió acogerlos.

Así que arrieros somos y en el camino nos hemos encontrado.