Una nueva catequesis, ahora de género, se imparte a escondidas en las escuelas públicas de toda España, imponiendo, cada Comunidad Autónoma, una ideologización de corte fascista o totalitario al conjunto de su alumnado de Infantil y Primaria. De forma que, para tal menester, una turba de salvadoras de la Matria, antes Patria, no dudan, con el mayor descaro de este mundo, en entrar y salir con total impunidad de cualesquiera de los centros educativos de este país. Con ello pretenden impartir una nueva religión basada en concepciones teóricas hueras, aunque impregnadas de fanatismo, cuya meta pasa por desnaturalizar la naturaleza humana, alterando la identidad de lo masculino-femenino, corrompiendo y violentando el natural desarrollo de la sexualidad en cada niño o niña, mostrándole de manera explícita e incluso práctica, en juegos en el aula entre menores, los parabienes de la homosexualidad y la insignificancia de sus órganos sexuales primarios, ocasionando a muchos de estos alumnos graves problemas psiquiátricos en su adolescencia. No obstante, estas novedosas enseñanzas del beaterío de hábitos rojimorados, precisamente por la incompetencia y nula formación de sus sacerdotisas de pelo colorado, no pueden dar respuesta alguna, ni rebatir lo más mínimo, numerosísimos postulados científicos en vigor. Entre ellos, y por poner sólo algunos ejemplos, los que siguen:

 

-Todas las células de un hombre llevan, a nivel cromosómico, el sello de hombre, y todas las células de una mujer, el suyo propio ¿Pretenden negar esta noción elemental de biología?

Las hormonas que circulan por el interior de un cuerpo masculino, los andrógenos, son diferentes de aquellas que lo hacen por uno femenino, los estrógenos. Aunque ambas están presentes en ambos sexos, pero en diferentes niveles de concentración.

-Los circuitos neuronales relacionados con la sexualidad, en los varones son lineales y afectan a sólo un hemisferio cerebral; sin embargo, en las hembras, dichos circuitos son cruzados y van de un hemisferio al otro.

-Estructuras cerebrales como el hipotálamo influyen en la diferenciación sexual. En concreto, éste tiene un papel decisivo en el comportamiento sexual y de hecho, estadísticamente, los hombres tienden a presentar un mayor desarrollo del núcleo preóptico medial.

-El principal mecanismo responsable de la identidad de género y orientación sexual implica un efecto directo de la testosterona en el cerebro humano en desarrollo, como se muestra en los diferentes trastornos de tipo intersexual.

​ …

Ni el determinismo biológico ni el determinismo cultural, por tanto, dan solución al complejo problema de la sexualidad humana, sino una fusión de ambas posiciones en un modelo integrador y equilibrado, modelo que en absoluto interesa a la Ideología de Género.

El concepto género y el resto de términos asociados a él debieran emplearse en exclusiva para dar respuesta y servir de ayuda a cuantas personas nacen con caracteres morfológicos sexuales ambiguos y aquellas otras que, sin ser manipuladas en edad escolar, deciden libremente una orientación sexual distinta a su sexo biológico, pero no en pretender instaurar un cambio sustancial y forzado en la sexualidad humana del conjunto de la ciudadanía, llevándonos a un nuevo modelo de sociedad homo, manipulando la naturaleza de cada persona desde su tierna infancia.

 

José R. Barrios