Reflexión sobre el 8M de Eduardo García Serrano: