B+Safe ha instalado 33 desfibriladores semi-autómaticos (DESA) en otros tantos mercados municipales de Madrid. El proyecto salió a concurso hace unos meses y fue adjudicado por el ayuntamiento de Madrid a la empresa B+Safe (Grupo Alamas Industries), líder del mercado en España. B+Safe ha instalado sus equipos en otros mercados municipales.

Gracias a esta nueva licitación son ya 43 mercados los que disponen de desfibrilador, puesto que algunos de ellos ya lo tenían instalado. Mercados de San Cristóbal, Valdezarza, La Remota, Tetuán, San Enrique, Chamartín, Maravillas, Prosperidad, San Pascual, Las Ventas, La guindalera, Tirso de León, La Paz, Chambertí, Guzmán el Bueno, Vallehermoso, Argüelles, Barceló, Los Mostenses, San Antón, Ibiza, Pacífico, Moratalaz, Vicálvaro, Santa Engracia, Villa de Vallecas, La Cebada, Antón Martín, Embajadores, Tirso de Molina, Alto de Extremadura, Santa María de la Cabeza, Guillermo de Osma, Doña Carlota, Puente de Vallecas, Numancia, Orcasur, Oscasitas, Jesús del Gran Poder, San Isidro, Puerta Bonita, Las Águilas y Villaverde alto. Los mercados de Bami, Mediodia-Entrevías y Vicálvaro tienen en previsión su próxima instalación, con lo que completarían los 46 mercados de que dispone Madrid.

30.000 muertes al año

En España se producen cada año aproximadamente 30.000 muertes al año por paradas cardiorrespiratorias, cifra que podría reducirse de manera significativa si se aplicara la desfibrilación a la víctima en los 5 primeros minutos. Tras un paro cardíaco, el índice de supervivencia en nuestro país se sitúa en el 4 por 100, mientras en Estados Unidos el porcentaje que se eleva hasta el 50 por 100 gracias a la  presencia masiva de desfibriladores semiautomáticos, DESA.