El Tribunal Superior de Justicia de Extremadura ha dado un varapalo histórico al Presidente de la Diputación de Badajoz, con las Sentencias de 28 y 29 de Octubre, anulando todos los artículos impuestos en las “Caprichosas” Bases de las Subvenciones, donde obligaba a cumplir con “su particular” Ley de Memoria Histórica a todos los Ayuntamientos de la Provincia de Badajoz. 

En las Sentencias citadas queda claro, que las Bases, ahora anuladas, “Son discriminatorias, porque las subvenciones son instrumentos de gestión del servicio público y deben afectar a todos los ciudadanos en igualdad de oportunidades”, cosa que, en la Provincia de Badajoz, no ha ocurrido.

Tampoco ha permitido el ejercicio de libertad de las Corporaciones Locales para elaborar su propio Catalogo de Vestigios Franquistas, al margen de las recomendaciones del “Comité Político”, mal llamado de “Expertos”, que se ha convertido en el ejecutor de las acciones caprichosas de su Presidente.

  Con esta discriminación, “La Diputación de Badajoz ha lesionando el principio de Autonomía Municipal, consagrado en los artículos 137 y 140 de la Constitución, además de conculcar el principio de igualdad y no discriminación contenido en el articulo 8 de la Ley General de Subvenciones”, afirma la Sentencia.

Es gracioso comprobar como la Diputación de Badajoz, en un comunicado insultante para justificar el varapalo judicial que le ha dado el TSJEx hable, entre otros argumentos, que se pretendía acabar con una “Anomalía democrática”, cuando la verdadera anomalía democrática que estamos viviendo en la Provincia de Badajoz es el propio presidente de esa institución, autor material de esta aberración e imposición caprichosa a todos los pueblos de la provincia.

  Por eso, nunca antes ha estado tan justificado presentar una Querella Criminal por presunta Prevaricación contra esta anomalía democrática. Pues, con su decisión chulesca, ha provocado que muchos proyectos no se hayan podido llevar a cabo, induciendo con ello al vuelco electoral en Guadiana del Caudillo, al cortarle la financiación para sus proyectos que, ahora sí, le reconocen los juzgados. Por eso, también esta justificado pedir en los tribunales la repetición de las elecciones en ese pueblo, pues el proceder del Dictador de la Diputación y el Psoe, utilizando esta treta, han influido claramente en los resultados electorales de Guadiana del Caudillo. Pueblo, que estaba muy tranquilo hasta que aparecieron estos falsarios con sus mentiras y argucias para manipular la realidad de las cosas.

Si tuviera un mínimo de vergüenza y decencia, el Presidente de la Diputación de Badajoz, ante semejante varapalo judicial, ya debería haber dimitido de su puesto.

Juan Antonio Morales Alvarez es miembro del Grupo de VOX en el Ayuntamiento de Badajoz