Christiana Figueres fue la mujer que levantó los brazos junto a Ban Ki-moon celebrando el gran éxito del Acuerdo de París y, hasta hace algo más de una año, fue la máxima responsable de Naciones Unidas para el Cambio Climático.

Figueres hace hincapié en la urgente necesidad de poner una fecha para prohibir la venta de vehículos de gasolina y diésel. Para ella, la fecha limite marcada en el texto presentado por la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, es razonable. «Todos los países están ya marcando una fecha, entre 2020 y 2040. Desde la perspectiva técnica, tanto los vehículos eléctricos como la infraestructura de recarga ya son posibles. Lo que es difícil es la transición, hay que combinar los incentivos con la tecnología y la inversión», destaca.

Y en el plano personal, en la responsabilidad como ciudadanos, Figueres insiste en cuatro medidas que cada individuo debería de estar cumpliendo para frenar el cambio climático. En primer lugar «dejar de comer carne, esto incluye el jamón ibérico», asegura. «Lo digo categóricamente, el ganado vacuno es uno de los causantes de la deforestación y por lo tanto del cambio climático», sostiene tajante.

«Sé que la gran mayoría de personas en los países industrializados tienen la costumbre de consumir carne todos los días. Lo mínimo es empezar a reducirlo a seis días, luego a cinco. No le exijo a nadie que lo haga de un día para otro, pero un cambio gradual y responsable lo tenemos que hacer todos», añade Figueres.