El fenómeno del coronavirus toma una nueva dimensión al fallecer el médico que nos alertó del peligro.

El doctor Li Wenliang, un oftalmólogo del hospital central de Wuhan que fue el primero en alertar sobre la aparición de un nuevo coronavirus, ha fallecido este jueves víctima de la enfermedad, informa The Guardian.

Li dio la voz de alarma en un chat médico a finales de diciembre, cuando las autoridades de Wuhan intentaban mantener en secreto el brote. Pocos días después, la policía le visió en su casa y le pidió que dejara de hablar sobre el virus. Es más, incluso le obligaron a retractarse, acusándole de "difundir rumores" y amenazándole con la cárcel.

El médico había avisado a otros colegas de la aparición de siete enfermos con un mal muy parecido al SARS, que provocó miles de muertos en el 2003, y había pedido medidas para prevenir el contagio.

Li avisó de que los casos provenían del mercado de pescado y que los pacientes habían sido aislados.

Tras la extensión de la enfermedad, las autoridades sanitarias le ofrecieron una disculpa. Pero entonces él ya se había contagiado por tratar a una paciente que resultó estar enferma, según la BBC.

Li explicó posteriormente en una red social china la historia de su contagio, que descubrió el 10 de enero. Diez días más tarde, China declaró la emergencia por el brote, aunque Li aún tuvo que esperar 10 días más para ser diagnosticado correctamente.