Entrevistamos a Alfredo Perdiguero, Secretario General del SIPE (Sindicato Independiente de la Policía Española) que nos habla de las acciones y reivindicaciones más importantes que están teniendo como sindicato policial, así como de las fuertes persecuciones y sanciones a las que está siendo sometido al ser la cara visible del mismo.

¿Cómo nace el sindicato policial SIPE?

El sindicato policial SIPE nace de una escisión de afiliados de la Unión Federal de Policia (UFP), tercer sindicato policial en numero de afiliados, al no querer hacer las cosas democráticamente y tomar decisiones contrarias a lo que los delegados querían, siguiendo directrices de la Dirección General. Por tanto nació buscando hacer un sindicalismo mas independiente, mas participativo y buscando defender a los compañeros por encima de decisiones políticas.

¿Cuáles han sido hasta ahora las acciones más significativas del sindicato policial SIPE?

Pues hemos sido el único sindicato que denunció tres veces a un Director General de la Policía, Ignacio Cosidó, por malversación, por prevaricación y por persecución sindical. Fuimos el único sindicato que pidió adelanto de elecciones al Consejo de la Policía después de la firma por los sindicatos representativos, de un falso acuerdo con Interior de equiparación salarial. Pedimos el cese del Secretario de Estado de Seguridad, al mentir sobre nuestro salarios y compararnos con médicos y resto funcionarios. Hicimos una plataforma independiente y ajena a la que montaron los sindicatos para votar el acuerdo de equiparación.

 

Y en la actualidad he denunciado a la DGP en la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, por vulneración de Derechos Fundamentales, dando cuenta de seis responsables policiales con nombre, apellidos y cargo, cuya trama ha llevado a sancionarme seis meses de empleo y sueldo, desoyendo un informe de la Abogacía del Estado que ellos solicitaron pero no dictaminó como el subdirector de Recursos Humanos quería. Porque he dejado claro que Alfredo Perdiguero podrá ser de extrema derecha o extrema izquierda, pero a la hora de defender y hablar en nombre de los policías, es de la Policía. Y que para nuestros responsables políticos es mas fácil matar al mensajero que arreglar el mensaje.

 

¿Qué consecuencias han tenido estas acciones?

 

Las repercusiones han sido siempre contra mi persona, al ser la cara pública del mismo, sancionándome hasta con 8 faltas graves y una muy grave por mis declaraciones en medios de comunicación, a raíz de las denuncias penales contra el Director General. Reuniendo en mi persona más sanciones que todos los liberados nacionales juntos, con cinco faltas leves, 16 faltas graves y ahora una muy grave, por mis declaraciones o comentarios puestos en twitter.

 

Y que vergonzosamente, alguno de los sindicatos representativos iba a la cúpula pidiendo mi cabeza, tal vez porque no querían que les dejara mal, ya que he demostrado estos últimos años que se puede hacer sindicalismo sin estar liberados, al asistir a las diferentes televisiones y reuniones en mi tiempo libre, haciendo mi servicio ordinario uniformado. Ante las falsas acusaciones o expedientes, hay interpuestos ahora mismo tres contenciosos administrativos y una denuncia en la Audiencia.

 

¿Qué es lo más próximo en lo que están trabajando?

 

Ahora, a la vez que esperamos se resuelvan las resoluciones judiciales, estamos preparando las elecciones al Consejo de la Policía, que serán sobre el mes de mayo-junio.

 

¿De qué depende el futuro de la asociación?

 

Nuestro futuro depende de los compañeros que nos voten en las elecciones al Consejo para ser representativos, ya que aunque si que es cierto que hemos hecho muchas reivindicaciones y denuncias, la administración no soluciona nuestras quejas, al no ser representativos ahora. Así que dependemos de la confianza que depositen los compañeros en mi persona y en nuestras siglas. Gracias a ElCorreo de Madridpor interesarse por mi persona y lo que represento para acercar más la Policía y sus problemas a la ciudadanía.