Ante las acusaciones de pederastia a ciertos miembros de la Iglesia, Eduardo García Serrano nos deja una de sus frases contundentes.