Solo dos días después de la multitudinaria manifestación realizada en Washington, más de 50 mil personas participaron de la Marcha por la Vida en París, en la que se pudo ver algunas banderas celestes y de Argentina, donde nació la “Ola celeste” a favor de la vida y que llegó ahora a Francia.

Según medios locales, y como ocurrió en Washington, la mayoría de participantes de la Marcha por la Vida en París eran jóvenes que se manifestaron en defensa de los no nacidos y de la objeción de conciencia de los médicos.

 

“La vida no ofrece ninguna garantía, pero el aborto no deja ninguna oportunidad”, era el lema que se podía leer en la banderola que iba al frente de la multitud que denunciaba esta práctica que cada año cobra la vida de unos 220 mil niños en Francia.

Los organizadores de la marcha, en su décimo tercera edición, señalan que esta se realizó “ahora que se revisa la ley de bioética, cuando hay una crisis social y de convergencia de malestar (como la de los chalecos amarillos). Somos los grandes excluidos del debate nacional, de los asuntos bioéticos y sociales”.

Ver imagen en Twitter
 
 
 

La ley de bioética es la que regula el aborto en Francia, el diagnóstico prenatal, la fertilización in vitro y la investigación con embriones.

Entre los asistentes a la marcha también estuvo el senador argentino Mario Fiad, quien publicó en su cuenta de Twitter una foto con Jean Marie Le Mené, presidente de la Fundación Jérôme Lejeune.

El aborto no es un derecho, es un drama y la solución nunca puede ser optar por el derecho y la vida de uno sobre otro. Las soluciones vendrán de las estrategias en las que podamos sumar a la dignidad de las personas y a la vida en todas sus etapas. 

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter
 
 
Ver imagen en Twitter
 
 
 
 

Fiad recordó que “la Fundación Jérôme Lejeune, lleva el nombre de quien descubrió las alteraciones genéticas que originan el síndrome de Down y se dedica a la investigación para garantizar sus derechos, comenzando por el derecho a la vida”.

 

En la marcha, informa AFP, también participó la madre de Vincent Lambert, Viviane, quien este lunes participa de una nueva audiencia para tratar de impedir que se aplique la eutanasia a su hijo que quedó tetrapléjico en 2008 después de un accidente de tránsito.


Ver imagen en Twitter
 
 

Los médicos y quienes promueven quitarle el tratamiento que lo mantiene con vida alegan que el hombre de 41 años permanece en estado vegetativo. Sin embargo, sus padres señalan que está discapacitado y desde hace años llevan adelante una batalla legal para defenderlo.

Viviane dijo estar “muy impresionada” por ver la cantidad de gente que salió a defender la vida. “Nosotros comenzamos a ser incluidos en esta historia, y Vincent ha resistido y nosotros resistiremos con él hasta el final”, afirmó.