Se ve un poco de luz al menos en las injusta sentencia del caso Blanquerna, que muchos consideran totalmente desproporcionada y abusiva y que la comparan con otros delitos mucho más graves y que tienen una pena similar.

El Pleno del Tribunal Constitucional ha estimado hoy parcialmente el recurso de amparo interpuesto por los asaltantes en la Diada del centro cultural Blanquerna de 2013 y ordena al Tribunal Supremo dictar una nueva sentencia contra los acusados eliminando las agravaciones de discriminación ideológica que fueron añadidas en casación.

Según informan fuentes jurídicas a EL MUNDO, el tribunal de garantías, en una sentencia que ha sido aprobada por unanimidad, aplica la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) que imposibilita agravar una condena en segunda instancia sin haber escuchado previamente a los condenados de forma directa. La ponencia de la sentencia ha correspondido a la magistrada Encarna Roca.

En enero de 2017, el Supremo endureció las penas impuestas por la Audiencia de Madrid a los asaltantes al centro cultural catalán Blanquerna al aplicar la agravante por motivos de discriminación ideológica. La Sala de lo Penal elevó las condenas de prisión por encima de los dos años cuando la Audiencia impuso penas que iban entre los seis y ocho meses cárcel.

Tras la sentencia del Supremo, los acusados recurrieron en amparo al Constitucional alegando que el tribunal había infringido gravemente el principio acusatorio y el derecho de toda persona a no ser condenada por cosa distinta de la que se le ha acusado inicialmente.