Bienvenida sea la nueva publicación que viene a fortalecer el periodismo patriótico del que los españoles está huérfanos. Enhorabuena a sus “plumillas” y colaboradores, entre los que espero “alistarme” para defender la verdad histórica y desentumecer la abotargada conciencia de los españoles, adormecidos por los bardos periodísticos que han arrumbado la Patria para sustituirla por la democracia y la Constitución, haciéndoles creer que las urnas tienen poderes taumatúrgicos y que los mismos que nos han balcanizado y empobrecido son los que nos van a salvar. Solo la verdad y el valor para defenderla nos hacen libres. Lo demás es forraje propagandístico; y de éso estamos hartos. Dispongámonos, pues, a devorar con fruición El Correo de Madrid.