Un año más y ya son 16, la Asociación independiente Diálogo, fundada en 1983, y destinada a promover y desarrollar la cooperación de amistad hispano-francesa, ha fallado su emblemático galardón, que en esta ocasión, ha recaído de manera conjunta en Prix Goncourt y Premio Planeta, en aras de la difusión literaria.

El jurado, bajo la presidencia de Cristina Garmendia, ha querido así reconocer, a la par, la excelente trayectoria y categoría de ambos premios por lo que representan y aportan a la sociedad actual, a través de sus máximos exponentes.  Bernad Pivot, presidente de la Académie Goncourt  y José Crehueras, presidente del grupo Planeta y Atresmedia, respectivamente. Que si bien a priori son diferentes, encierran alguna similitud.  Como contribuir al desarrollo y difusión artístico-literaria en francés y castellano.

Desde 1903, Prix Goncourt, reconoce y premia la mejor novela escrita, en prosa, durante el año, lo que le sitúa como el mejor y más prestigioso premio literario de Francia. Su palmarés lo engloban escritores de la talla de John Antoine Nau, el primero, Marcel Proust, André Malraux, Simone de Beauvoir , Marguerite Durás o Nicolás Mathieu, el más reciente con su novela “Leurs enfants apréseux”.

Un distintivo nada capital que hace que las ventas se disparen, ya que el ganador solo percibe la simbólica cantidad de 10 euros, en un cheque.  Y la traducción de la obra a varios idiomas eso sí.

Como referente de la institución francesa, Monsieur Pivot recibe este merecido galardón.  Uno de los numerosos de su carrea. Miembro de la Académie Goncourt desde 2004 y presidente desde 2014, destaca por su amplia trayectoria como escritor, más de veinte libros le avalan.  Y periodista de tele, presentador estrella, con más de 1.200 programas en pro de la difusión literaria en el país vecino.  Ha hecho leer a más de un espectador incrédulo.

Un espíritu contagioso y compartido con José Crehueras, actual presidente del Grupo Planeta, vinculado a él desde 1984, que en su nombre y el de su fundador, José Manuel Lara, comparte también esta singular distinción.  

Desde 1952 con este premio cada 15 de octubre se reconoce la labor de los escritores en lengua española.  600.000 euros para la Obra ganadora y 150.000 la finalista.  Para fomentar así su proyección social y acercarse a más gente y despertar en ellos el gusto por la lectura.  No cabe duda que está considerado como uno de los mejores premios a novela inédita.

Su reciente triunfador Santiago Posterguillo con “Yo, Julia”, y finalista Ayanta Barilli  “Un mar violetaoscuro”, ponen de manifiesto la buena salud de este galardón, 67 años, cuyas filas engrosan destacados y consagrados ya autores de la novela española e hispanoamericana, como los Nobel de Literatura Camilo José Cela o Vargas Llosa.

Ambas personalidades recogen con cariño y sumo agradecimiento esta distinción, en el marco de una gala, en la que también se dejo constar la preocupación existente en el panorama editorial, comercial y del lector, de cara a como la tecnología está cambiando la visión, el uso y consumo de la Cultura.  Aunque ambos destacaron el papel bienvenido de la misma, a tenor de los cauces y soportes para su distribución y comercialización. Pero en palabras al diálogo conciliador de Crehueras se perfiló un cierto optimismo porque “un país que lee, es mucho mejor”, reconoce. Independientemente del formato que utilice.

Dos nuevas personalidades que se unen a una larga y talentosa lista de premiados como el director de cine Carlos Saura, la actriz Isabelle Huppert, el rey emérito D. Juan Carlos, Yasmina Reza, el Institut Curie o Zinedine Zidane, entre otros.

Todo por el fomento de la amistad hermanada de los dos países. Con el objetivo de enriquecer su relación en el ámbito de la empresa, el sector público, el deporte, la universidad, la investigación, el medio ambiente, el Arte o la Cultura como la presente edición.

Texto: César Serna