Almudena Negro, estudió Derecho en la Universidad San Pablo CEU. Máster en Marketing digital y - Commerce. MBA. Es periodista especializada en información política.

Ha colaborado con diversos medios de comunicación, como Diario Siglo XXI, Libertad Digital, Vozpópuli, 13TV, El Venezolano TV, Intereconomía TV, Radio Libertad, e Hispan TV.

Ahora es la responsable del equipo de redes sociales del diario La Razón y La Razón TV.

Es coautora de "Contra la socialdemocracia" (Ed. Deusto).

 

Podemos está en plena crisis interna, ¿cree que es una de las difíciles de su corta historia?


Sí, estamos ante una crisis que marcará no solo el futuro de este partido movimiento, sino el de Pablo Iglesias. Y es que a los barones de Podemos, a quienes parece que convencen más las fórmulas de Errejón que el caudillismo de Iglesias y Garzón, no les queda otra más que mandar a su líder a casa, si quieren salvar la formación. Además, la crisis llega en el peor momento para un partido, tan cerca de las elecciones municipales y autonómicas de mayo. Si algo penaliza el votante, es la desunión, las peleas internas. Lo vimos en la UCD, lo vimos en UPyD, se está viendo en el Partido Popular y el PSOE…


Que algunos de los fundadores se vayan desmarcando del proyecto es muy significativo.


Bueno, eso entra dentro de la lógica de los partidos de extrema izquierda, que siempre acaban haciendo purgas. Es la lógica del socialismo. En realidad es la lógica del colectivismo, en donde, como describía Ayn Rand, todo acaba en guerras de pandillas peleando por un trozo del pastel (que, por supuesto, ellos no han cocinado). Uno de los motivos de la salida de Errejón, no lo olvidemos, es que Iglesias y Garzón no quisieron respetar las primarias a la Comunidad de Madrid y pretendieron desplazar a Clara Serra como número dos, para imponer a Sol Sánchez, de IU. Algo que le sucedió también a Rita Maestre. Cuando tienes en cargos a gente a la que tuvieron que dar de alta en la Seguridad Social al ser elegidos concejales o diputados, porque no habían trabajado en su vida fuera del “activismo”, te aseguro que ninguno quiere bajarse del sueldo público.


¿Por qué cree que Errejón se fue con Carmena?


Creo que hay varios motivos. Desde luego, el batacazo electoral de Teresa Rodríguez en Andalucía, quien perdió el 30% de los votos pese a la caída del PSOE, sumado a las encuestas que dan a Podemos en caída libre, ha tenido mucho que ver. Pero también el no querer que Iglesias dejase fuera de la listas, o desplazase de éstas a los suyos. Aunque, en el fondo, el modelo estratégico de Podemos de Iglesias y Errejón es completamente diferente y yo diría que incluso incompatible.


¿Donde radica la discrepancia profunda entre Errejon y Pablo Iglesias?


Pablo Iglesias y Errejón, vaya por delante, son lo mismo desde el punto de vista de peligro para la libertad y la democracia. Pero tienen diferentes estrategias para alcanzar el poder. Mientras Iglesias es partidario del centralismo democrático, de hacer un partido caudillista al modo y manera de los viejos partidos comunistas y no le importa poner en primera línea a gentes que aún llevan banderas con la hoz y el martillo en las manifestaciones, Errejón cree en un movimiento de populismo puro, al modo y manera de los que Herbert Kitschelt describió para Hispanoamérica. Chávez negaba ser comunista, creó un movimiento transversal de abajo arriba, basado en movimientos asociativos, que le llevó al poder. Errejón no quiere a los comunistas en primera línea, quiere disimular.

 

En realidad, Errejón es infinitamente más peligroso para la libertad que Iglesias, porque al segundo se le ve venir. Errejón es como Carmena, que finge ser transversal, niega ser comunista pese a que fue en listas del PCE y dice que no es de Podemos pero tiene el gobierno municipal más radical de la historia democrática de Madrid. Pero luego, con su voto de calidad como alcaldesa, se pone del lado del narcorégimen criminal de Nicolás Maduro y evita que el ayuntamiento de Madrid reconozca a Juan Guaidó como el legítimo presidente de Venezuela que es, cercena la libertad de movimientos de personas, crea una red clientelar…

podemos-1-655x6
¿Por qué motivos cree que Podemos se ha estancado?


En primer lugar, por la estrategia seguida por Iglesias de la que hablaba antes. Pero también porque Podemos nació como un levantamiento de indignación popular contra lo previamente establecido, que hizo suya esa mentalidad prerrevolucionaria, que diría Peter Sloterdijk, inserta en la mente de los europeos desde hace tiempo; nació en definitiva, como partido antisistema… para acabar integrado en el sistema. Esa es la causa.

 

Las peleas internas por el “quítate tú que me pongo yo”, las políticas que suenan a viejas, las propuestas de siempre, unidas al gran error que es “Villatinaja”, ha supuesto que no pocos de sus votantes, los consideren casta. Una estafa, en el fondo. Podemos se ha quedado con el voto más ideologizado, el que recogía Izquierda Unida. Los que no son radicales de izquierdas y consideraban a Podemos un voto de castigo al sistema, ahora votan VOX, que es el verdadero partido que hoy se percibe como antiestablishment, o han vuelto a la abstención.


¿Un Podemos más moderado y abierto tendría más posibilidades de crecer?


Podemos no puede ser más moderado, puesto que considera que hay que derribar todas las instituciones democráticas y sustituir las oligarquías existentes por la suya propia, como siempre que el comunismo ha llegado al poder ha hecho. Pueden fingirlo, como pretende y propone hacer Errejón, pero no lo serán jamás. ¿Acaso hay un chavismo moderado y abierto? Eso del “moderado” es más un juego de los medios de comunicación, muy infiltrados por la ideología socialista. ¡Si lo hemos visto hasta con ETA, cuando decían que había una línea moderada y una dura!


¿Errejón representaba esa línea más moderada?


Errejón no es más moderado que Iglesias. El fin último que buscan es el mismo, pero por vías diferentes. El problema de fondo es que otros partidos, como PSOE o incluso Ciudadanos y un sector del PP, de mentalidad profundamente socialdemócrata y por tanto colectivista, estarían encantados de pactar con lo que ellos considerasen un “Podemos más moderado”. Lo que digo no debería sorprender. En la competición por la socialdemocracia siempre ganan los más radicales. Pero esto es algo que solo se ve desde fuera. La ceguera ideológica impide a los socialdemócratas de todos los partidos verlo. Un mensaje que ya no llega...¿Cómo va a llegar a los indignados un mensaje lanzado desde un casoplón de lujo?


¿El tema del chalet de Pablo Iglesias marcó un punto de inflexión para mal en el partido?


En la imagen hacia fuera, porque tocó al líder máximo. Tú no puedes presumir de proletario viviendo en un chaletazo. El mismísimo José Mújica advertía del error que suponía. Iglesias está amortizado.