La Mesa y los portavoces de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados reciben este martes a una Delegación de Irán. Una reunión de la Comisión de Exteriores a la que VOX había confirmado asistencia pero a la que, finalmente, no asistirá. ¿El motivo? Que la Cámara ha trasladado a este grupo parlamentario las instrucciones de protocolo que rigen para la visita de la delegación iraní y que incluyen que las mujeres que asistan no podrán estrechar la mano de los representantes de Irán, sino solamente mirarles, pero de lejos. 
 
El Grupo Parlamentario VOX no participará de un acto que exige un trato diferente para las mujeres -relegándolas en este caso a un papel secundario- y denuncia que, en la Cámara que representa a todos los españoles, se acepte esta inadmisible exigencia de la delegación de Irán.
 
Una hora más tarde se eliminó el saludo protocolario previo, por lo que la visita del representante del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Mahmoud Barimani, comenzará directamente.

En todo caso, VOX mantiene su decisión de no asistir a este acto para el que se habían aceptado esas inadmisibles normas de protocolo.