¡Otra vez las dos Españas!... Y una de ellas se lo "pasa en grande"...
 
El día que a ellos mismos les alcance la "falta de libertad" que empieza a padecer la mitad de la población... ¡vendrán las lamentaciones!... pero no habrá ya, entonces, fuerza que pueda defenderles.
 
El atentado a la "división de poderes", la justicia y a otras instituciones del Estado es palmaria... ¡Estamos ante un mundo de trileros donde la mentira es una virtud, el fin justifica los medios que dejan mucho de ser éticos, y sí antiestéticos y vergonzantes!
 
Muchas veces se ha repetido, pero, nuevamente, ¿cuál de las dictaduras del presente vamos a adoptar?... Nos gusta la Cuba de Fidel, la Venezuela de Chaves y Maduro, el régimen boliviano anterior, las ansias imperialistas rusas de Putin... dentro de esa panoplia, ¿qué modelo elegiremos?
 
Y no será porque no nos enteremos de lo que pasa... Es tan clara, rotunda y descarada la impronta que, a marchas forzadas, se quiere imponer a la sociedad, que es imposible que nadie se dé por no enterado... ¡La indignación de al menos la mitad de la población va "in crescendo"!... Y hasta los palmeros, por sectarios que sean, adoptan una actitud de cierto resquemor ("cuando las barbas de tu vecino veas afeitar, pon las tuyas a remojar")... ¡Y encima hay que hacer acopio de"vaselina"!
 
Lo dicho: ¡Nos llevan al abismo, hay que comulgar con ruedas de molino y además, adoptar una actitud de agradecimiento!
 
¡Ay, mi España!
 
Alejandro Ávarez Silva