"480 millones de personas tenemos el español como lengua materna. Conocemos su larga historia, uno de cuyos momentos más delicados fue, sin duda, el de la independencia de los territorios ultramarinos. No faltaron entonces voces que demandaron también independencia en el ámbito de la lengua. Bastó la voz de don Andrés Bello, a quien José Martí calificaba como 'el mejor de los nuestros', para recordar que esa lengua era tan propia de América como de España. Hoy, preside su estatua la entrada principal de la Real Academia Española".

Estas palabras del Rey Felipe fueron lo más parecido a una respuesta al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que se pudo hallar en su discurso de apertura del Congreso Internacional de la Lengua Española que se celebra desde hoy en la ciudad argentina de Córdoba.